Tips de Belleza

¿Por qué la diversión es básica al momento de bajar de peso?

2016-11-21 08:51:22
¿Por qué la diversión es básica al momento de bajar de peso?
La clave ese no tomar el ejercicio como esfuerzo sino como diversión (Foto: IStockphoto)

Si quieres bajar de peso y para hacerlo consideras retomar tu rutina de ejercicios, es conveniente que lo tomes con mucha, pero mucha diversión.

En varias oportunidades, los científicos han recalcado la poca utilidad del ejercicio como parte de una estrategia para bajar de peso. De acuerdo a varios estudios, mucha gente que empieza a ejercitarse no pierde tanto peso como esperaba a pesar de haber incrementado su gasto de energía. Incluso, existen casos de personas que ganaron kilos cuando iniciaron un entrenamiento.

Una teoría señalaba que este fenómeno se debía a que, al ejercitarse, el cuerpo incrementaba las hormonas del apetito, haciendo que la gente se sintiera hambrienta incluso después de un ligero entrenamiento.

Al final, la respuesta era consumir más calorías de las que se gastaban. Pero aun así, esta teoría no explicaba completamente la variación en los hábitos alimenticios de la gente luego del ejercicio.

-> ¿COMER A CIEGAS AYUDA A BAJAR DE PESO?

ENTONCES, ¿EL EJERCICIO SIRVE O NO?

Una nueva investigación, publicada en ‘Marketing Letters’, sugiere que la forma en que percibimos el ejercicio puede afectar la alimentación de la gente y, por ende, en su objetivo de adelgazar.

Durante el análisis, se realizaron pruebas en 56 mujeres, la mayoría de ellas con sobrepeso. Las participantes debían caminar por un trayecto de 1,6 km. alrededor de media hora.

La mitad de las mujeres fue advertida de que la caminata iba a ser ejercicio, y fueron animadas a verlo como tal monitoreando su rendimiento. A las otras participantes se les dijo que iba a ser una caminata por diversión; incluso podían escuchar música con audífonos y evaluar la calidad del sonido, pero básicamente se debían dedicar a disfrutar el trayecto.

Cuando las mujeres regresaron, los investigadores les pidieron que compartieran su recorrido, ánimo y gasto calórico.

Los resultados fueron sorprendentes. Aquellas mujeres que habían sido advertidas de que realizarían ejercicio se sentían más casadas y enojadas que las otras, a pesar de que la estimación de recorrido y calorías quemadas eran casi idénticas.

Posteriormente, cuando las mujeres se sentaron a almorzar, podían elegir entre agua o gaseosa para beber, y salsa de manzana o pudín de chocolate para el postre. Las mujeres que se “ejercitaron” eligieron en mayor proporción los alimentos altos en calorías y azúcares, a comparación de las que caminaron por diversión.

Un siguiente experimento reforzó estos hallazgos. En esta segunda oportunidad, el análisis se hizo con voluntarios de ambos sexo que debían realizar el mismo camino.
Nuevamente, la mitad consideraba la sesión como ejercicio; los otros podían divertirse. Al final, como agradecimiento, todos podían llenar una bolsa com M&M’s y aquellos voluntarios que caminaron “ejercitándose” se sirvieron casi el doble que los otros.

Finalmente, para examinar si en el mundo real las personas mantenían el mismo comportamiento que en el experimento, los investigadores acudieron a la línea final de una maratón que tenía a participantes de 16 a 67 años.

Luego de realizar una pequeña encuesta de satisfacción sobre la carrera, les ofrecían a los participantes una barra de chocolate o una de cereal. La mayoría de corredores que señalaron que la carrera había sido difícil eligieron el chocolate; en cambio, quienes confesaron que se habían divertido eligieron la opción saludable.

-> ¡ESTOS 5 TIPOS DE DIETA NO AYUDAN A BAJAR DE PESO!

¿CUÁL ES LA CONCLUSIÓN DE ESTA INVESTIGACIÓN?

De acuerdo a la Dra. Carolina O.C. Werle, jefe de la investigación, los hallazgos demuestran que, cuando nos ejercitamos, necesitamos una especie de recompensa. Pero cual el ejercicio fue divertido, las gratificaciones son innecesarias.

“Podemos contemplar nuestro entrenamiento de diversas maneras. Debemos enfocarnos en lo que consideramos divertido como escuchar música o conversar con un amigo. A mayor diversión, menos necesidad de recompensa por el esfuerzo”, apunta la especialista.

(Fuente: The New York Times)

Comentarios