Tips de Belleza

Recibe el Año Nuevo más bella que nunca

2009-12-28 10:20:12
Recibe el Año Nuevo más bella que nunca

 

¡Feliz Año Nuevo! ¿Haz pensado ya en algún buen propósito que plantearte? Seguro que tienes de todo tipo, pero hoy te proponemos una serie de buenas excelentes intenciones relacionadas con la belleza, ¡con tu belleza! No hace falta que las sigas a rajatabla ni todas a la vez, pero sí que las tengas en cuenta por si tienes ganas de tener una imagen diez y una perfecta armonía cuerpo-alma. Ya verás, ni milagros ni soluciones mágicas, sólo consejos útiles para que siempre tengas tu mejor cara.

 

1. Me pondré protección solar a diario… aunque no vaya a tomar el sol. El sol está ahí cuando caminamos por la calle, incluso cuando está nublado, y se filtra hasta a través de los ventanales de nuestra oficina. Nuestra piel absorbe sus rayos nocivos en cualquier momento por lo que es absolutamente imprescindible un factor mínimo de protección cada día de nuestra vida. Además, está bien recordar que el bronceado más saludable es el que nos aporta el autobronceador.

 

2. No me olvidaré jamás de desmaquillarme ni de limpiar adecuadamente mi rostro. Te parecerá muy repetitivo recordar este dato, pero es que son muchas las mujeres que se van a dormir sin limpiarse el rostro correctamente o, peor aún, sin desmaquillar. La oferta de productos específicos para la limpieza del rostro es inmensa, pero lo que hay que tener claro es que éstos deben formar parte de nuestro ritual de limpieza diario. Comenzaremos cada mañana lavando nuestra cara con un gel específico mientras que, antes de irnos a la cama, haremos lo propio nos hayamos maquillado o no, con un tónico o toallitas.

 

3.Le daré una oportunidad a los productos bio . ¿Por qué? Por muchos motivos como que no sólo cuidaremos de nuestra piel sino también del medio ambiente, porque minimizamos el riesgo de alergias al ser sustancias naturales, porque favorecemos el comercio justo… La belleza concienciada es toda una realidad, y las marcas que corresponden a este perfil son numerosas. Ahora que ya hemos experimentado con las últimas tecnologías, ¿qué tal un poco de efectividad traída directamente del corazón de la naturaleza?


4. Reforzaré mis tratamientos con la acción de un sérum. Los protocolos de belleza diarios pueden afianzar su efectividad si los combinamos con el uso de un sérum. Estos cosméticos, que contienen una alta concentración de activos, suelen ser de tacto ligero para favorecer una rápida absorción que permita aplicarlos antes de la hidratante habitual. Según para lo que estén destinados antiarrugas, contra la grasa, hidratantes… penetran en la piel y actúan en sus capas más profundas para, después, completar su acción con la crema.

 

5. Cuidaré mi piel sensible como se merece. Las estadísticas hablan por sí mismas: 7 de cada 10 mujeres tienen la piel sensible. Los factores genéticos, los ambientales, la alimentación, los cambios hormonales o estacionales… Muchas son las causas que pueden provocar la sensibilidad, que implica un enrojecimiento de la piel, irritación, tirantez y tendencia a las alergias. Acude a un dermatólogo o un farmacéutico para que te recomiende el tratamiento adecuado que atenúe todos estos síntomas y deje tu rostro mucho más unificado, suave y saludable.

 

6. Me maquillaré, no me pondré una máscara. Uno de los grandes errores que comenten muchas mujeres es que, a la hora de maquillarse, terminan pecando por exceso. En el mundo del make up debemos guiarnos por una máxima: menos es más, y ésta sí que hay que seguirla a rajatabla, el look nude es uno de los que más están pegando dentro y fuera de las pasarelas. La sencillez triunfa sobre el barroquismo, incluso dentro de los maquillajes más nocturnos como el que presentaba Dior para esta Navidad. ¿Será la imagen propia de un estado de crisis y recesión? Puede, pero sobre todo lo es de una mujer que busca una elegancia clásica e intemporal.

 

7. Intentaré dormir ocho horas al día. Cuando se le pregunta a cualquier supermodelo del mundo que cuál es su mejor truco de belleza, su respuesta suele ser que dormir un mínimo de ocho horas. Quizás tu estrés habitual te impida alcanzar esa cantidad ideal de tiempo, pero arañar unas horas a tu día para regalárselas a la noche sería una decisión que notarás por dentro y por fuera. Además, ¿sabes que durante el sueño es cuando tu piel más trabaja y se renueva? Aprovecha para aplicarte uno de los numerosos tratamientos nocturnos que te harán despertar resplandeciente. Y es que el dormir bien sí que es una receta de juventud infalible.

 

8. Haré algún tipo de ejercicio al menos un par de veces por semana. Si tu ritmo de vida no te permite dormir todo lo que desearías, quizás te parecerá impensable sacar tiempo para moverte. Además, también puede coincidir con que seas de las que se aburren mortalmente en los gimnasios de manera que terminas por no ir. Pero hay más maneras de ejercitarse a kilómetros de las máquinas de correr; el yoga en todas sus vertientes es una de las más efectivas, ya que además equilibra el cuerpo y la mente. ¿Qué tal bailar? Danza del vientre, funky, flamenco… No te olvides de la natación. Y si continúas sin identificarte con ninguna de estas actividades, un largo paseo de dos horas a buen paso un par de veces por semana también te ayudará a tonificarte, oxigenarte y ponerte más en forma.

 

9. Me dejaré caer por el spa unas cuantas veces al año. Tómatelo como unos momentos que te regalas para relajarte, embellecerte y dejarte llevar. No hace falta pasarse cada semana ni cada quince días, pero una visita a un spa o un centro de belleza cada mes o dos meses te ayudará a sentirte mejor. Ya sea para una limpieza de cutis, un exótico masaje descontracturante, una depilación o una bonita manicura, en las manos de los profesionales conseguirás excelentes resultados y tú podrás tomarte ese tiempo para ti misma.

 

10. Me reiré, disfrutaré de la vida y seré feliz. La verdadera belleza está en el bienestar, el equilibrio y ese estado de gracia que nos proporciona una vida medianamente feliz. Piensa en todas esas pequeñas cosas que te llenan de energía y te hacen ofrecer tu mejor sonrisa. Llénate de optimismo y buen humor y deja aflorar esas buenas vibraciones que se terminan por percibir hasta en tu rostro. Ésa es la belleza que tú tienes y, además, la que consigues transmitir a los demás. ¡Por un muy feliz 2010! ¡Feliz Año Nuevo!!
 

Comentarios