Tips de Mamás

Por qué mi hijo no quiere ir al colegio

2010-04-11 12:48:53
Por qué mi hijo no quiere ir al colegio


Cuando un niño que no quiere ir al colegio hace muchas cosas para conseguirlo: se rehúsa a levantarse de la cama, se esconden, lloran, se quejan de dolores estomacales o de cabeza, fingen una enfermedad que puede llegar hasta el vómito, algunos incluso hasta ingieren una mezcla de alimentos para que el estómago se les descomponga o simplemente se encaprichan y se cierran en que no van a ir.

Pero a las finales es el mismo, todos los días se debe batallar con ellos para conseguir que vayan al colegio, esta constante lucha genera una tensión en el hogar que hace que los padres sienten dudas acerca de si está bien obligarlos o no. Es muy diferente cuando un niño esporádicamente dice que no quiere ir al colegio. Si el niño se rehúsa ir al colegio se le debe permitir quedarse en casa bajo las siguientes circunstancias:

Si tiene fiebre de más de 37 grados y síntomas de estar pasando por alguna enfermedad. Así este fingiendo una enfermedad y quejándose de síntomas y hasta provocándolos, así los padres tengan certeza que el niño está mintiendo, deben permitirle que se quede en casa pero deben de asegurarse que se le trate como si estuviera enfermo: estar en cama, dieta liviana, sin video juegos, no recibirá visitas, no saldrá de su cuarto, etc. Posteriormente se tomará cartas en el asunto.


Este problema realmente no se trata si el niño va o no va al colegio, el problema es conocer las causas de este rechazo, no son un simple capricho, sino que siempre tendrá un origen que puede estar tanto en el colegio como en el hogar, siendo problemas que los afectan y que ellos no saben cómo resolver, por lo que tratan de evitarlo; por ejemplo:

Temor a separarse de la familia: Niños muy apegados a la familia que les cuesta estar sin la presencia de la misma, creyendo que sin la compañía de sus padres puede sucederles algo malo.

Temor a abandonar el hogar: Constantes tensiones en el hogar pueden generar que el niño sienta miedo que en su ausencia ocurra algo malo.

Temor a decepcionar a los padres: Los padres muy exigentes académicamente y un niño que no puede concentrarse con la presión que ejercen los padres.

Temor al colegio: Miedo a un profesor que le exige mucho o a un compañero que lo molesta.

Temor a mucha gente: Algunos niños se sienten cohibidos e intimidades cuando se encuentran en un salón de clases con muchos alumnos.

Problemas académicos: Niños que no prestan atención a clase o que no son organizados para el cumplimiento de las tareas, les cuesta mucho tener que enfrentarse a su fracaso escolar.

Lo más importante es averiguar qué es lo que molesta al niño, la raíz del problemas que le provoca el rechazo.

Pregúntele al niño qué es lo que más le gusta del colegio o qué es lo que más le disgusta, que explique sus razones.

Cuando el niño no tiene confianza con sus padres, se puede acudir a los hermanos, primos o amigos, ellos generalmente tienen mayor intimidad con el niño o al desenvolverse en el mismo ambiente pueden ver qué es lo que está pasando.

Otra persona a la que se puede acudir son los profesores del colegio, ellos ven lo que usted no puede ver y puede ser un gran aliado para solucionar el problema.

RECOMENDACIONES:

La confianza y la comunicación siempre será la mejor arma para ayudar a los niños a enfrentarse y superar sus problemas, si no existen en su familia, será el momento de iniciarla, nunca será tarde. Una simple conversación acerca de una escena de la televisión puede hacer que el niño se sienta identificado con ella y podamos ver que dicha situación le molesta, con lo que podremos ayudarlo.
Muchas veces los niños no hablan acerca de lo que los disgusta, pero sí de lo que les gusta, conversarle acerca de los temas que les gustan es una manera de acercarse a ellos.
Leerle un cuento o ver una serie de televisión juntos, luego podrán conversar al respecto, destacando virtudes y defectos de lo que vieron.
Si sabe que va a haber un evento especial en el colegio, como un paseo al zoológico, las clases de computación o la actuación por el día de la paz, hable del tema incentivando el interés del niño, decirle todo lo que podrá hacer, todo lo que puede conocer, etc.
Fomentar la formación de amistades, invitando algunos compañeros a jugar a casa, a salir de paseo o simplemente ir a comer algo
 

Comentarios