Tips de Sexualidad

Conoce tus zonas erógenas

2010-07-12 09:55:59
Conoce tus zonas erógenas

Son pocas las personas que entienden que la sexualidad se desprende de todos los sentidos y aún menos las que conocen y se atreven a explorar.

Por otro lado, son muchas las parejas que sólo hacen el amor con sus genitales sin explorar otras zonas que pueden darles aún más placer.

Las zonas erógenas son lugares de alta sensibilidad hacia el estímulo erótico y son diferentes en el hombre y la mujer. Además, que puede traerte un beneficio extra que es aliviar el estrés, porque puede ser como una terapia de relajación.

Nuestras zonas de placer

La mujer tiene zonas erógenas por todo su cuerpo, existen las más comunes asociadas con las zonas genitales como los labios, abajo del busto, los senos, los pezones, la zona umbilical, el pubis y las ingles.

Pero hay otras zonas pocas veces exploradas pero aún más excitantes como lo son las orejas (el pabellón, la entrada del orificio al oído), cabeza, cuello, muñecas, manos, espalda, abdomen, muslos, detrás de las rodillas, pies y tobillos.

Pero esto no quiere decir que todas deben explorarse al mismo tiempo y que por tratar de acapararlas todas no se concentren en ninguna. Hay que enseñarle a nuestro chico como es que nos gusta que nos besen y acaricien. La idea es explorar cada zona para luego descubrir poco a poco que es lo que más disfrutamos.

Zona de placer en ellos:

Estimular las zonas erógenas masculinas no es tarea fácil, pero tampoco difícil solo debemos tener en cuenta cuales son las principales; orejas, cabello, labios, cuello, pecho, punta del pene, perineo, nalgas y ano.

Para estimular cada área basta con tocarlo suavemente pero lo que ellos más disfrutan y con lo que fantasean es con sentir la humedad de los labios y la lengua en la mayoría de estas zonas.

Sin embargo, algunos hombres se sienten incómodos con la estimulación de algunas partes del cuerpo como los glúteos y el ano por considerarlo homosexual. Por eso es importante que tengas una buena comunicación con tu pareja.

También puedes usar el lenguaje para decirle al oído lo que él quiere escuchar, pasar tus dedos por su cabello y morderlo de forma suave.

 

 

 

 

 

Comentarios