Baladas y Reflexiones

¿Buscas ser feliz? ¡Aquí la respuesta!

2016-08-19 19:36:53
¿Buscas ser feliz? ¡Aquí la respuesta!
(Foto:Istock.com)

¡Hola!… ¿Deseas ser feliz? ¿En verdad lo deseas? Pues, no vayas fuera a buscar, vuelve a ti mismo, en el hombre interior habita la Verdad.

Los hombres salen a hacer turismo para admirar los montes, los mares, los ríos. Y, sin embargo, se pasan de largo a sí mismos. ¡Cuántas riquezas atesora el hombre en su interior! Pero, ¿de qué le sirven, si no las sondea e investiga? Es por esto que debemos buscar a Dios y orar en esa cámara secreta del alma que se llama el hombre interior.

La búsqueda de Dios es la búsqueda de la felicidad y el encuentro con Dios es la felicidad misma. Señor, nos hiciste para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.

El primer paso en la búsqueda de la Verdad es la humildad. Escuchen la palabra de Dios y guárdenla en su corazón. Llenen su despensa interior de víveres durante los días felices de verano y así podrán afrontar los días difíciles de la tentación, durante los inviernos del alma.

Vive bien quien ora bien. Ora en ti mismo y sé un templo de Dios.

Hay dos clases de personas, el uno es santo, el otro egoísta; el uno se preocupa del bien común, el otro trata de someter lo común a lo propio. O destruyes el pecado en ti, o el pecado te destruirá a ti. Pero no trates de destruirlo como algo que está fuera de ti. Entra dentro de ti mismo; ahí tienes que luchar. Lucha por amar rectamente; sin la gracia de Dios, podrás amar con libertad, mas no con rectitud.

Hermanos, tengan una sola alma y un solo corazón hacia Dios. La verdadera unidad entre hermanos se crea, se refuerza y se protege por la comunión en el amor. Ama a tu hermano de tal modo que estés dispuesto a dar la vida por él; porque la medida del amor es el amor sin medida. El amor, de cualquier especie que sea, tiene sus leyes hermosas que pueden llevarnos a Dios. ¡Ama y haz lo que quieras!

No retengas enemistad contra nadie, porque mucho más grande es el mal que estas enemistades causan a tu corazón. Si quieres que resulten eficaces las palabras “perdona nuestras ofensas”, es preciso que digas con toda verdad: “como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” y así, cuando recibas la eucaristía, que es comunión, recibirás el misterio de tu propia comunión en el amor.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios