Baladas y Reflexiones

¡Celebramos como Iglesia!

2016-05-13 18:31:13
¡Celebramos como Iglesia!
(Foto:Istock.com)

¡Hola!… El domingo pasado celebramos en nuestro calendario litúrgico el Día de la Ascensión. Este domingo, la liturgia dominical nos recuerda el nacimiento de la Iglesia. Siempre es día de fiesta, pero hoy la celebración se extiende a más de mil millones de personas, que somos los que conformamos la Iglesia. Por eso, podemos decir que hoy es nuestro día, nuestro aniversario de nacimiento.

Hace unos días, un amigo me comentó que en sus ochenta años de vida como católico recién entendió el misterio de su salvación, refiriéndose con “misterio” a lo grandioso, cuando le preguntó a un sacerdote: Padre, explíqueme lo que es la Ascensión del Señor. Y el padre le contestó: Nuestra historia de salvación es como una carrera de postas de 400 metros. Cada competidor tiene que recorrer 100 metros. El que sale desde la partida no cruza la meta, pero con su esfuerzo hace que el segundo reciba el “testigo”, confiando en que se lo va a entregar al tercero y él se lo entregará al que podrá alcanzar la meta en la recta final. En el Misterio de nuestra Salvación, Dios Padre a través del Arcángel San Gabriel le entregó el “testigo” a María el día de la Anunciación y Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. Ella le entregó el “testigo” a su hijo Jesús, que un día subió al cielo. Pero en esta carrera quedó un corredor… cada uno de nosotros los bautizados, que en conjunto formamos la Iglesia Católica. El Padrecito le dijo a mi amigo que el día de nuestro bautismo, al igual que el apóstol Pablo debemos correr hacia la meta y cumplir con lo que se nos ha encomendado. No importa el lugar que ocupemos, sino el esfuerzo desplegado en nuestras vidas para alcanzar la meta que es el cielo y el premio que es estar con Dios por la eternidad.

El día de hoy me he permitido transmitir esta magistral lección, que sin ser una alta o profunda teología nos hace entender desde lo sencillo cuál ha de ser nuestro compromiso cada día como cristianos.

En PENTECOSTÉS, bendiciones para todos aquellos que nos comprometemos a construir un mundo de paz y solidaridad.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios