Baladas y Reflexiones

Con amor nada es imposible.

2014-05-24 21:19:41
Con amor nada es imposible.

Hola… hace unos días leyendo un pasaje del Nuevo Testamento, me quedé reflexionando sobre esta frase: “El hombre es más importante que el sábado”.

 Indudablemente, el ser más importante no implica que anule la Ley, porque ambos son primordiales, tanto el Hombre como la Ley. Considero que en un conflicto “entre ambos” siempre prevalece el Hombre.

Hace unos días, escuché a mi amigo el “Filósofo de la Encalada”, una historia que me pareció agradable y muy simpática: “Un día conversando con Jesucristo, éste le comentó que nunca había ido a ver un partido de fútbol. Mis amigos y yo lo invitamos para que viera el encuentro entre los Leones Protestantes y las Águilas Católicas. Comenzó el partido y los primeros en marcar un gol fueron las Águilas Católicas, a lo que Jesús alborozado lanzó al aire su sombrero. Quince minutos después marcaron los Leones Protestantes, y de igual manera, Jesús volvió a lanzar su sombrero al aire. Un hombre tocó en la espalda a Jesús y le preguntó: -Buen hombre ¿A qué equipo apoya usted? Jesús entusiasmado y feliz por el juego que estaba viendo, le contestó: -La verdad que no soy fanático de ningún equipo, sencillamente disfruto del juego. El hombre comentó con su vecino de asiento totalmente asombrado: -Me parece que es un ateo”.

Yo le comenté a mi amigo el “Filósofo de la Encalada”, que su historia me parecía un poquito irreverente, eso de invitar a Jesús a un partido de fútbol, nunca se me hubiese ocurrido. Mi amigo me dijo: -“Mira Pablo, muchos seres humanos piensan que el mundo se arregla solo con las leyes, pareciera que estamos perdiendo de vista lo más importante que tenemos y es el corazón del ser humano. Es en él donde la persona con mucho amor y una sobredosis de ternura, logrará construir unas relaciones más afectuosas, al tiempo que sentiremos que los seres humanos somos capaces de querernos y respetarnos, porque con amor nada es imposible”.

A nivel personal, familiar, social y más ampliamente, a nivel de nuestros pueblos, ciudades y naciones, sin negar el valor de la Ley, posponer ésta a un segundo plano implicaría que la verdad del corazón marque el camino de nuestro presente y futuro.

Alguna vez escuché decir: El amor es ciego, sin embargo no estoy de acuerdo. Gracias al amor, se puede ver con más nitidez y claridad el mundo y, sobre todo, a las personas.
Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.
 

Comentarios