Baladas y Reflexiones

¡Confía en Dios, con él todo es posible!

2016-09-09 17:42:06
¡Confía en Dios, con él todo es posible!
(Foto: Istock.com)

¡Hola!… Un día el señor Brown contó que en sus años de universidad tuvo una experiencia maravillosa en la clase de educación física, concretamente en el salto de longitud. El profesor los llevó al campo y les indicó que saltaran en el pozo de arena. Los observó desde el primero hasta el último y cuando terminaron, les dijo que todos habían cometido un error que suele cometer casi todo el mundo. Muchachos, –les dijo- todos al pisar la línea de despegue se fijan en la arena en donde van a aterrizar. Ahora vamos a repetir el salto, pero lo vamos a hacer de manera diferente. El señor Brown y todos sus compañeros pensaron que hacerlo de manera diferente significaba correr más rápido, saltar con más fuerza, pero para sorpresa de todos les dijo: En vez de mirar la arena, levanten su cabeza y alcen la vista, eso va a impulsar su cuerpo en un ángulo que les permitirá tener mayor longitud de salto. Y así sucedió al hacerlo siguiendo la indicación del profesor.

En la vida nos sucede lo mismo, solemos enfocarnos mucho en las cosas de este mundo y dejamos de lado alzar nuestros ojos al Altísimo, teniendo la confianza de sabernos iluminados por Dios y que fortalecidos por Él seremos capaces de lograr aquellos hechos u objetivos, que, probablemente, serían inalcanzables solo con nuestras propias fuerzas.

Con la ayuda de Dios, nuestro horizonte se vuelve más promisorio y nuestras fuerzas se sienten arropadas por quien conoce a la perfección el mapa de nuestras debilidades.

Hablando de deporte y observando las distintas disciplinas vemos cómo en muchas de ellas con el paso del tiempo se van mejorando los récords, superando los anteriores, pero siempre hay un denominador común: el esfuerzo y la perseverancia.

El “puedo hacerlo y por lo tanto voy a hacerlo” debería ser una de nuestras consignas para la lucha diaria de nuestras vidas. A veces en el “salto largo” de nuestra historia solo vemos aquello que está delante de nuestros ojos y no aquello que está en nuestros corazones: ¡LA FUERZA DE DIOS!

Recuerdo esta frase del cursillo de cristiandad: “CRISTO Y YO, MAYORÍA APLASTANTE”.

Aunque parezca mentira, cada día muchas personas viven angustiadas por hechos y situaciones que a pesar de ser complejas y complicadas, nunca tendrán la fuerza suficiente como para anular el vigor de lo que un ser humano es capaz cuando confía en el Señor.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios