Baladas y Reflexiones

Conoce la historia de la estatua de la Virgen María, conocida como “María, la desatanudos”

2017-02-10 18:40:42
Conoce la historia de la estatua de la Virgen María, conocida como “María, la desatanudos”
(Foto:istockphoto.com)

Hola… Con la historia de este domingo nos trasladaremos al año 1700 en Alemania. Un noble atravesaba por un momento difícil en su vida matrimonial y no encontraba solución para su gran dolor. Ambos se querían, pero cada día era un auténtico calvario. Su fe en Dios y su profundo amor a la Virgen lo llevaron a entablar una estrecha relación, lo que hizo que durante sus oraciones escuchara en su corazón lo que le decía la Virgen.

Al cabo de unos meses mejoró, de forma paulatina, la convivencia con su esposa hasta llegar a convertirse en una sólida relación de amor. Por ello, al tomar una imagen Mariana de la Inmaculada Concepción, amparada por el Espíritu Santo y rodeada de dos ángeles, mandó al artista Johann Georg Melchior Schmittner a representarla. En esta la Virgen aplastaba con su pie la cabeza de una serpiente, simbolizando el triunfo del amor sobre el pecado. Esta imagen tiene en su cabeza la paloma del Espíritu Santo y un ángel a cada lado.

Uno de ellos sostiene una cuerda con varios nudos, pero al llegar a las manos de la Virgen aparecen desatados y el otro ángel recoge la cuerda ya estirada. Esta pintura fue expuesta en una Iglesia y el fervor popular la “bautizó” con el nombre de “María, la desatanudos”.

El noble donó este cuadro a las Religiosas Beatas de Virgen del Buen Consejo y al cabo de algunos años llegó a la Iglesia de San Pedro en la ciudad de Augsburgo, donde aún se conserva.

Dejaremos la historia ahí y sin salirnos de Alemania, en el año 1984 encontramos a un religioso Jesuita, de nacionalidad Argentina, a quien sus superiores enviaron para aprender alemán y llevar unos cursos de teología.

Como Agustino perteneciente a una orden religiosa, entiendo de forma perfecta lo que significa que el voto de obediencia en algún momento te lleve a cocinar en un convento, que unos años después tengas la máxima autoridad de todos tus hermanos y que, luego, regreses al convento para cuidar la puerta.

Continuaremos la historia el próximo domingo…

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en ‘Baladas y Reflexiones’.

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

Comentarios