Baladas y Reflexiones

¡Conoce un poco más de San Agustín!

2016-11-11 18:37:19
¡Conoce un poco más de San Agustín!
(Foto: aciprensa.com)

Hola… Viajemos en el tiempo y en el espacio al año 354, a una pequeña población llamada Tagaste del departamento de Numidia, al norte de África. En aquellos años, toda esta zona pertenecía al Imperio Romano. El día 13 de noviembre en una casa muy humilde una mujer llamada Mónica casada con Patricio daba a luz a un niño a quien pusieron por nombre Aurelio Agustín. No fue bautizado, porque en aquella época si bien Mónica era cristiana, Patricio era pagano y la costumbre era bautizar cuando la persona optara por hacerlo libremente. Tuvieron que pasar 33 años para que aquel niño, Aurelio Agustín, recibiera voluntariamente las aguas del Bautismo en la Catedral de la ciudad italiana de Milán, con el Obispo San Ambrosio.

-> ¿Qué hay en tu vida que te impide ser tú mismo?

Todas las historias de los seres humanos son fascinantes, pero la de este hombre tiene momentos cumbres en donde uno ve que en las circunstancias más complejas de la vida, supo ser él mismo y aun cuando su vida no estaba enrumbada, e incluso en su error la vivió en plenitud.

Considero que tuvo una gran cualidad y fue la de ser un hombre inconformista, por ello cada etapa de su vida la supo vivir en plenitud y sus errores los convirtió en duda, y sus dudas a los 33 años las convirtió en certeza, de manera tal que encontró una fe que su madre Mónica había colocado desde niño en su corazón, pero como todo regalo solo lo saborea quien lo acepta y Agustín necesitó 33 años para hacerlo.

No podría olvidarme de mencionar en esta conversación su faceta como escritor de obras que pasaron por la filosofía, la teología, la pedagogía, el estudio de la biblia que marcan una altura difícil de igualar en la historia de nuestra Iglesia.

Es difícil poner el océano en un vaso, lo fácil es meter el vaso en el océano, por ello estas palabras que estás leyendo lo único que buscan es acercarte a este inmenso hombre, para que, conociéndolo, puedas dejarte llevar por la inmensidad de su vida.

Puede que te encuentres a ti mismo, que en ti encuentres a Dios y que ambos tú y Dios encontréis la grandeza de los seres que te rodean, que no han de ser iguales a ti, pero que son de la misma hechura que tú, vale decir HIJOS DE DIOS.

Desde la Familia Agustiniana un cordial saludo a quienes nos sentimos tocados ‘por la magia de Agustín’.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios