Baladas y Reflexiones

Cree en el evangelio...

2016-02-08 18:13:52
Cree en el evangelio...

Hola… La semana entrante, la Liturgia de la Iglesia nos llevará por un espacio de 40 días a vivir reflexionando sobre aquellos pilares fundamentales que tenemos los cristianos. Este período nos va a servir para sustentar y disfrutar el más grande regalo que el cielo nos ha dado y que es la Fe en Dios, y al igual que nos indicara San Pablo; con el Don de la Fe, el Don de la Esperanza y el Amor.
No es fácil entrar al corazón de un ser humano, en una oportunidad escuché una frase que dice “el corazón tiene una cerradura y ésta solo se puede abrir desde adentro; por lo tanto, para entrar al corazón de un ser humano, necesariamente este debe abrir la puerta”.
Esto tiene razón de ser, habida cuenta de que año tras año nos encontramos en las celebraciones de la Liturgia de la Iglesia como Cuaresma, Semana Santa, Tiempo de Adviento, Tiempo de Navidad y un sinfín de momentos especiales, que son como fuentes inagotables de un agua que calma nuestra sed espiritual. Sin embargo, muchísimas veces no tenemos la disposición para tomar al menos con la mano un sorbo de agua espiritual, que pueda tranquilizar nuestra vida.
Muchos nos quejamos de que vivimos estresados, que a nuestro alrededor hay muchas injusticias, que tal como vive hoy la mayoría de las personas la esperanza es nula y con esto, infinidad de experiencias que si bien no las relato en estas líneas, ustedes y yo somos conscientes de que muchos de nosotros vivimos aturdidos en este mundo.
Detenerse no es retroceder, pero a veces retroceder es necesariamente un momento imprescindible para dar un gran salto hacia adelante. El tiempo de Cuaresma es eso, un tiempo de reflexión, un tiempo de desandar un camino mal andado, es un tiempo de ponerle luz a nuestras sombras, es un tiempo de poner ilusión a nuestras angustias, es un tiempo de … acercarnos el miércoles de ceniza y escuchar en la liturgia esta frase: “Conviértete y cree en el evangelio”. Este no es el momento para la explicación ni el análisis de la frase, es un momento para decidir si verdaderamente abrimos nuestro corazón a Dios y sacamos de él nuestras heridas y angustias, y dejamos que el Señor nos sane y nos ilumine.

El ayuno, la oración y la limosna son el trípode que desde niños nos explicaron para vivir la Cuaresma, poco más puedo añadir y reitero lo primero que te mencioné: Abrir nuestro corazón a las Bendiciones del Señor.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escucha al Padre Pablo todos los domingos a partir de las 8 de la noche en ‘Baladas y Reflexiones!

Comentarios