Baladas y Reflexiones

Descubre el verdadero propósito de tu vida

2015-10-16 15:52:12
Descubre el verdadero propósito de tu vida

Hola… Hoy quiero compartir contigo la historia del francés Bernardo Palissy, quien en el año 1550 vio una pieza de cerámica china finamente esmaltada. Le provocó tal impresión ver una obra tan bella, que se propuso hacer lo mismo en Francia.

En esa época era imposible fabricar piezas de cerámica esmaltada, pero él estaba convencido de que si otra persona había sido capaz de hacerlo, él también podía. Comenzó de una manera muy simple, derritiendo el esmalte para tratar de adherirlo a las vasijas de barro. Lo intentó miles de veces durante diez años, pero ningún horno era capaz de producir el suficiente calor para que el esmalte lograra derretirse; siempre que lo intentaba, se quedaba sin leña.

Sin embargo, nunca se le acabó la ilusión de lograr algo que nadie sabía hacer en Francia, puesto que en esa época no era posible lo que hoy sí lo es; descubrir los secretos, en este caso, de la cerámica china esmaltada.

Una tarde, en su arduo intento de crear su obra de arte derritiendo el esmalte, se le acabó la leña y no se le ocurrió mejor idea que meter en el horno: puertas, ventanas, muebles y todo aquello que pudiera seguir produciendo las llamas para que no disminuyera el calor. La esposa salió corriendo asustada y avisó a la policía que su esposo se había vuelto loco, para que lo detuvieran.

Cuando llegaron a su casa, Bernardo gritaba: Al fin lo he conseguido, el esmalte se ha derretido. Había quedado económicamente en la miseria, pero había logrado su objetivo: esmaltar la loza.

Actualmente en Francia, cuando se habla de Palissy, lo reconocen respetuosamente como el hombre que supo dar el primer paso en la orfebrería moderna.

Al leer esta historia, como cuando leíste domingos atrás la historia de Antonio, el abogado de Al Capone, podrás constatar que lo que da realmente sentido a la vida de un ser humano, es el tener un propósito. Es decir, saber lo que uno quiere, quererlo y hacerlo realidad.
Por ello, busquemos el propósito de nuestra vida o como decimos en los cursillos de cristiandad, busquemos nuestro ideal y hacia dónde apuntamos.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios