Baladas y Reflexiones

El camino a la humildad...

2014-05-30 23:58:07
El camino a la humildad...

Hola… Siempre que me encuentro con nuestro amigo común el “Filósofo de la Encalada”, recojo de él las más sabias conclusiones acerca de los misterios de la vida y de Dios. La palabra misterio lleva a múltiples interpretaciones, que prefiero explicar en este caso por su grandiosidad. Es por ello, que aún el ser humano más capaz, con un intelecto cuyo coeficiente puede alcanzar niveles superiores, sería incapaz de recoger en su mente la inmensidad de la vida y de Dios.

El “Filósofo de la Encalada” me comentó, que había escuchado una historia referida a un elefante, quien un día de mucho calor, se dirigió a una laguna que se encontraba en medio del bosque. Feliz y contento porque estaba disfrutando lo mejor de la vida, es interrumpido por un diminuto conejito, quien al ver al elefante se acercó a la orilla y le insistía para que por favor saliera inmediatamente.
Pausadamente, el elefante le respondió al conejito: -¡No quiero salir!, además estoy en mi tiempo de recreación y no vas a venir tú a molestarme.

El conejito insistió: -¡Sal inmediatamente de la laguna!
El elefante al ver que persistía, le preguntó: -¿Por qué tengo que salir? El conejito le respondió: -Te lo diré hasta que estés a mi lado aquí en la orilla. Que gracioso eres, le dijo el elefante, no pienso salir.

Sin embargo, entiendo, me dijo mi amigo el “Filósofo de la Encalada”, que el elefante por curiosidad y por la insistencia del conejito, salió del agua y le preguntó: -Ahora que estoy fuera del agua, podrías decirme ¿Cuál es el motivo y la insistencia para que saliera de ella? -Para comprobar si te habías puesto mi bañador, le respondió.

El “Filósofo de la Encalada” me dijo: “Es infinitamente más fácil para un elefante ponerse el bañador de un conejito, que para Dios acomodarse a nuestras doctas ideas, acerca de Él”.

Una vez más, concuerdo con nuestro amigo común, al pensar que el misterio de Dios es igual de inmenso que de bello, que nunca será despreciado, al contrario siempre será importante para la mente del ser humano. Caminar humildemente, sin soberbias y orgullos, en el conocimiento de Dios, significa darnos cuenta que todo lo que descubramos de Él, siempre será lo mínimo de lo que Él es en realidad.

Este mes de junio es dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, que significa el infinito amor que Jesús nos tiene, al tiempo que celebraremos hoy su Ascensión a los cielos y el próximo domingo el nacimiento de la iglesia, vale decir la venida del Espíritu Santo.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Fuente:sp7.fotolog.com

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios