Baladas y Reflexiones

El órgano que mejor habla es el corazón (parte 2)

2017-04-18 12:23:11
El órgano que mejor habla es el corazón (parte 2)
Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en 'Baladas y Reflexiones' (Foto:istockphoto.com)

Hola… Nuestra historia comenzó en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad de París. Un humilde ciudadano parisino visitó el consultorio de un eminente cardiólogo. Terminamos la historia, el domingo pasado mencionando que el prestigioso cardiólogo no quiso recibirlo y le recomendó que fuera a su médico del seguro, ya que él no tenía tiempo para atenderle. Aquel humilde hombre, había olvidado en el consultorio una carpeta en la que estaba escrita la siguiente frase: EL ÓRGANO QUE MEJOR HABLA ES EL CORAZÓN y debajo firmaba Jean Marcel. Al leerla, el doctor inmediatamente recordó la frase y a su autor, quien en su niñez había sido una fuente inagotable de sentimientos y ternura, ya que su mamá y su maestra le leían las historias escritas por este autor y el primer regalo que le hizo a su enamorada, que ahora es su mujer, era un libro de Jean Marcel. Aquí quedó la historia.

Al llegar a su despacho la siguiente semana, la recepcionista le mostró un periódico que había sobre la mesa y le dijo: Mire la foto de este hombre, estuvo aquí y usted no lo pudo atender. Lo encontraron muerto en la banca de un parque aquí en París. El periódico dice que es el famoso Jean Marcel.

El doctor quedó estupefacto y solo atinó a decir: Por favor, hoy no atiendo a nadie. Ingresó a su consultorio, se sentó en su silla con los brazos cruzados sobre la mesa y lloró amargamente por haber despreciado a Jean Marcel. Al finalizar el día, llamó a algunos amigos pidiéndoles ayuda para construir una clínica cardiovascular en París y la ayuda llegó inmediatamente. El edificio estuvo construido en menos de un año y antes de los dos años ya estaba implementado. La clínica lleva el nombre de Jean Marcel y en este lugar las atenciones cardiológicas son gratuitas para las personas menesterosas que viven en París.

El doctor quiso resarcir su dolor en este momento trágico de su vida, cuando había tenido a menos de un metro de distancia a la fuente de sus más bellos sentimientos: Jean Marcel.

Más allá de la veracidad de esta historia, cuyos datos no han sido contrastados con la realidad, no deja de ser significativo su mensaje y muchos de nosotros, al leerla podemos identificar momentos de nuestra vida en donde no hemos sabido valorar a las personas que han hecho tanto por nosotros.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en ‘Baladas y Reflexiones’

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

Comentarios