Baladas y Reflexiones

Espíritu sano en un cuerpo sano

2017-03-06 15:05:48
Espíritu sano en un cuerpo sano
(Foto:istockphoto.com)

Hola… Uno de los tiempos litúrgicos más necesarios de vivir en plenitud es el de la Cuaresma, a la cual llegaremos este miércoles. La tradición de la Iglesia nos indica que el número 40, es muy significativo porque fueron 40 años los que Moisés caminó por el desierto con el pueblo elegido por Dios, hasta llegar a la Tierra Prometida y Jesús estuvo 40 días en el desierto, antes de iniciar su vida pública.

En ambos momentos, el de Moisés y el de Jesús, vemos un común denominador y es que hay un camino por recorrer, muchas vicisitudes por vencer, peligros que sortear pero en ambos casos había un destino claro: en el primero, la Tierra Prometida y en el segundo, Nuestra Salvación.

Por ello, la Iglesia establece litúrgicamente estos 40 días como un tiempo de oración, de penitencia y de fortalecimiento de la voluntad en aquellos retos humanos como “los placeres de la vida”, creando un espacio saludable al espíritu: “Espíritu sano en un cuerpo sano”.

Podríamos encaminarnos el día de hoy hacia una reflexión muy necesaria en el mundo moderno: la Búsqueda de la Verdad más allá de las realidades ficticias que se crean a nuestro alrededor, apartándonos de la auténtica verdad de la vida.

Hace años se vivió en Europa una auténtica tragedia, porque de la noche a la mañana surgió la idea de que las vacas tenían un virus que provocaba la muerte de quienes comiesen su carne. Por ello, increíblemente sacrificaron y quemaron cinco millones de vacas en unos meses.

Cuentan a modo de anécdota, que en aquel momento se encontraron dos vacas en el camino y una le preguntó a la otra: ¿Has oído hablar de la enfermedad de las vacas locas? La otra le respondió: Claro Y la primera le dice: A mí me tiene muy preocupada. La segunda le responde: A mí no. A lo que la primera, sorprendida, le pregunta: ¿Cómo que no? Y la segunda muy tranquila le responde: Pues es muy fácil, yo soy un conejo.

Esta anécdota, nos muestra cómo el ambiente en el que nos desarrollamos es capaz de crear una ola de la que no nos preguntamos de dónde salió y de un momento a otro nos vemos involucrados en ella sin saber si es cierta o falsa, simplemente creemos porque nos lo han hecho creer.

Pasado algún tiempo, un investigador le preguntó a un científico cuánto de verdad hubo en ese escándalo mundial. Y este científico llegó a la conclusión que el pánico que se había generado no provenía de la ciencia y que había sido absolutamente innecesario. Este científico se llama Jhon Adams, profesor especialista en riesgos del University College of London.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en ‘Baladas y Reflexiones’

Escucha las mejores baladas, las 24 horas. AQUÍ

Comentarios