Baladas y Reflexiones

La audiencia

2014-11-07 13:19:39
La audiencia


Hola…

En el mes de setiembre, tuve la ocasión de acudir a la Audiencia General que realiza el Papa Francisco todos los miércoles, en la Plaza de San Pedro. A esta Audiencia del 10 de setiembre, concurrimos más de 50,000 personas.

He tenido la oportunidad de participar en estas Audiencias con los papas San Juan Pablo II, Benedicto XVI (Papá emérito) y el Papa Francisco. Todas ellas guardan una historia particular y muy significativa, donde no cabe la comparación.

Hace unos días, unos amigos que pertenecen a una Institución fundada en Alemania, pero extendida por todo el mundo, estuvieron en Roma compartiendo una jornada con el Papa Francisco.

El Papa recibió a los más de 5,000 participantes que habían llegado desde Alemania, conmemorando los 100 años de este Movimiento llamado Schoenstatt.

En esta Audiencia que les concedió, permitió que se le hicieran preguntas y una de ellas fue:

Tengo un hijo de 38 años que está de novio y vive conmigo en mi casa. Me gustaría que de una vez tome la decisión de formar su propio hogar, pero no sé qué hacer para que lo haga. El Papa le respondió: Señora, le voy a dar un consejo, a partir de hoy, no le lave la ropa ni le prepare su comida y dentro de un mes me cuenta cómo le ha ido.

Pasando de la anécdota, a lo que mencionó el Papa en la homilía de la Misa que celebró en la capilla de la residencia de Santa Martha, poniendo el dedo en la llaga dijo: ¿Cuántas veces en nuestras instituciones, en la Iglesia y en las parroquias, encontramos la rivalidad? El jactarse de cuánto vale uno y la arrogancia son dos gusanos que carcomen la consistencia de la Iglesia y la debilitan. El objetivo de la Iglesia es buscar el bien de los demás y servirles en un clima de unanimidad y concordia. Ésta es la atmósfera que Jesús quiere en la Iglesia, y aunque se pueda tener opiniones diferentes, deben estar siempre dentro de esa atmósfera de humildad y caridad, sin despreciar a nadie. Es muy feo encontrar en las instituciones eclesiales, diócesis o parroquias, gente que busca su propio interés en vez de ponerse al servicio de los demás. Los demás pueden decir: Mira esta persona, está siempre en la Iglesia, pero después critica a todo el mundo y habla mal de todos. Eso puede llevar a pensar: “Si eso es ser cristiano, mejor me hago ateo”.

No cabe la menor duda, que nuestro Papa Francisco con infinita misericordia pero con la verdad “por delante”, nos pone a todos en el auténtico camino de la Iglesia. Una vez más te pido que oremos por el Papa Francisco.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!
 

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios