Baladas y Reflexiones

La carta de Agustín (I parte)

2015-05-04 12:47:04
La carta de Agustín (I parte)


Hola… Quiero comenzar agradeciéndote por acompañarme nuevamente esta semana y así poder contarte acerca de la carta que me llegó sorpresivamente la semana pasada, firmada por San Agustín. Por supuesto que me refiero al Obispo de Hipona, aquel que nació en el siglo cuarto, hijo de Patricio y Mónica… La carta dice así:

Querido Padre Pablo y familia Consueloagustiniana:

Desde de joven no fui ni mejor ni peor que la mayoría. No me dedicaba a abusar de la gente; pero tampoco estaba dispuesto a que abusasen de mí.

Es cierto que era más inquieto de lo normal. Desde los años de colegio no me conformaba fácilmente, quería saber qué había detrás, qué sentido tenía todo esto.

Durante treinta años anduve de acá para allá preguntando, mirando, comparando, sintiendo…

En ese tiempo supe lo que era ambicionar una posición, llegar a tener un porvenir asegurado; probé los frutos de la sensualidad y conocí lo que es amar y ser amado por una mujer, el orgullo de ser padre; me quedé asombrado de lo profundo que puede llegar a ser la amistad entre los seres humanos… con el corazón en la boca yo pedía cada vez más y más: más felicidad, más placer, más verdad, más… ¡Más!

Pero llega una edad en la vida que te dicen: pues ya no hay más. Y si quieres ser maduro, acostúmbrate a contentarte, a conformarte con lo que hay, a ser realista. La sociedad común está llena de gente “madura”, que sabe conformarse con lo que tiene, incluído ese poquito de rebeldía que los tiempos y el buen gusto permiten.

Yo decidí no conformarme. Pedí más. Y, en medio de una crisis general, donde no veía cómo salir adelante, acepté de una vez por todas que mi corazón había sido hecho para recibir AL AMOR QUE HIZO EL AMOR Y QUE ESTARÍA INQUIETO HASTA QUE NO DESCANSASE EN ÉL.

Mi mujer, mi hijo, mis libros, mis amigos… Todo estaba allí y yo los amaba; pero todo se quedaba manco sin Dios y solo con Dios tenía sentido todo: la vida y la muerte, el amor y la amistad, la verdad y el perdón a los enemigos, la honradez y la pobreza.

Los espacios de la radio como los espacios de la vida hay que respetarlos, pero no nos quita que en nuestro próximo encuentro continuemos conociendo el contenido de la carta que San Agustín nos ha dedicado a todos.

Iniciado el mes de mayo, mes de la Virgen, sea cada día nuestro testimonio de gratitud a la Madre del Cielo.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!
 

¡Este video está dando la vuelta al mundo!

Posted by Radio Ritmo Romántica on Lunes, 4 de mayo de 2015


Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios