Baladas y Reflexiones

La Catedral de Notre Dame

2016-10-07 17:20:47
La Catedral de Notre Dame
La Catedral de Notre Dame

Hola… El cielo de París se encontraba despejado. Aún siendo otoño, el calor alcanzaba temperaturas muy comentadas en Europa porque son la manifestación del calentamiento global que ya puede sentir la gente. Durante el día habíamos recorrido lugares emblemáticos de la llamada “Ciudad de la Luz”. Después de un día de inolvidables momentos históricos, nos faltaba impregnar en nuestras retinas y sobre todo en nuestros corazones la “Catedral de Notre Dame”.

Cruzamos el río Sena por uno de los puentes a la altura del barrio latino, así llamado porque los estudiantes de la Universidad la Sorbona se hospedaban en este barrio hace muchos siglos atrás y le decían latino porque en sus estudios hablaban el latín.

El cansancio y la emoción de ver Notre Dame se mantenían equilibrados, teniendo en consideración las altas temperaturas reinantes en la ciudad hasta esas hora de la tarde. Al ingresar a la Catedral, siendo de piedra, guardaba un ambiente cálido que era de agradecer. Todo el grupo escuchaba atentamente al guía, mientras explicaba la belleza arquitectónica que teníamos ante nuestros ojos, una de las catedrales más famosas del mundo. En las torres de ingreso, recordábamos que allí transcurrió la vida literaria del jorobado de Notre Dame. En ese momento se estaba celebrando una liturgia por la paz del mundo y tanto el tenor como el organista, hacían de nuestra estadía en la Catedral un momento imborrable e inolvidable. Sin embargo, algo fascinante iba a suceder… una persona del grupo se adelantó unos metros y se acercó a una de las dieciséis capillas que tienen las naves laterales, que era la más iluminada de todas. Vengan, vengan -nos gritó. Miren lo que acabo de ver. Todos apuramos el paso y al llegar a esta capilla, situada a la mitad de la nave lateral, encontramos en el frontal un cuadro réplica de la imagen que recorre nuestras calles en este mes de octubre: allí estaba nuestro Señor de los Milagros y en un lateral de la capilla, la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Al contarte este momento vivido, describo en él cómo nuestra fe ha trascendido fronteras y la única imagen de Jesús que no pertenece al entorno francés, estaba ahí en plena Catedral de Notre Dame. Te seguiré contando…

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios