Baladas y Reflexiones

La copa...

2014-08-15 15:19:52
La copa...

 

Hola… Te agradezco que me hayas esperado esta semana, para poder seguir contándote esta fascinante historia que descubrí hace unos días aquí, en la ciudad de León.
Para muchos, cuando uno visita esta ciudad tiene dos monumentos imperdibles, La Catedral y el Hostal de San Marcos, sin embargo, yo descubrí con mis sobrinos, Pablo y Patricia, una bella historia sobre la Copa que usó Nuestro Señor Jesucristo en la Última Cena. Se han escrito muchos libros y novelas de intriga y policiales, pero en este momento dos escritores, uno de ellos nacido en la ciudad de León y el otro en la ciudad de Valladolid, han hecho un trabajo histórico y serio que demuestra que la Copa que usó Jesús en la Última Cena para instituir el Sacramento de la Eucaristía, se encuentra en la Iglesia de San Isidoro, templo que el Rey Fernando I, Rey de León, mandó construir en el año 1037 para custodiar este valiosísimo recuerdo que muchos conocen con el nombre de: EL SANTO GRIAL. Para mí fue un hallazgo impresionante, tener ante mis ojos la Copa que usó Jesús en la Última Cena.

El domingo pasado te comenté que en el año de 1964, siendo un niño de ocho años, acompañé a mi familia desde mi pueblo hasta la ciudad de León, porque en esta ciudad se celebraba el Congreso Internacional Eucarístico, donde participó la persona más poderosa de España: el General Franco, Jefe del Estado Español. Lo vi de pie en un carro negro descapotable, saludando a las multitudes al igual que su acompañante, a quien conocí años después y con el que entablé una gran amistad: el Señor Cardenal de Lima, Juan Landázuri Rickett.

Desde 1964 hasta el año 1980 habían pasado muchos años, pero los recuerdos de las imágenes que uno tiene de niño son imborrables, por ello, cuando conocí al Señor Cardenal de Lima, Juan Landázuri Rickett, y me preguntó de dónde era, le respondí que había nacido en un pequeño pueblo de la Provincia de León, en España. Sus ojos se iluminaron y me dijo con su característico tono de voz: Padre Pablo, yo fui enviado por el Santo Padre, el Papa, para representarlo en el Congreso Eucarístico en León. Y la ciudad de León me honró con una de las calles que circundan la bella Catedral Gótica de esa ciudad. A modo de anécdota me comentó: Y fíjese usted, en Lima ni siquiera me han dedicado una cuadra.

La próxima semana te seguiré contando…
Gracias por llegar hasta aquí. ¡Que Dios nos Bendiga!

Foto: buenanueva.net

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios