Baladas y Reflexiones

La mariposa herida

2015-03-27 12:28:14
La mariposa herida

Hola… El sueño de Antonio siempre fue comprarse una casita en el campo rodeada de prados y bosques, para poder disfrutar de la vida natural. Durante muchos años, prácticamente toda su vida, vivió en la gran ciudad y apenas algunos días pudo escaparse a la playa o a la montaña. Por ello, al jubilarse decidió comprar una parcela de terreno y construir una preciosa casa rodeada de naturaleza. En las tardes solía pasear por el campo y detenerse a observar cada descubrimiento que hacía; ya fuera en el bosque con los pájaros, en el río con los peces e insectos o en el césped donde cada día encontraba algo nuevo. Antonio estaba feliz en esta nueva etapa de su vida. Un día, descubrió en un pequeño arbusto una oruga. Desde entonces, todos los días se dirigía a este lugar para observar cuánto había crecido, hasta que un día encontró que se había convertido en un capullo. Al asomarse, pudo distinguir dentro de él una bella mariposa. Antonio estaba fascinado, nunca pensó que la naturaleza pudiera ser tan sabia y bella. Cada día que pasaba, le agradecía al cielo que a su edad pudiera seguir descubriendo tantas cosas.

Pasados algunos días, observó que la mariposa no podía salir del capullo porque parecía que el agujero era muy estrecho y sus alas se lo impedían. Algunos días después, Antonio comenzó a preocuparse pensando que la mariposa iba a morir dentro del capullo. Entonces, tomó una pequeña navaja y con el filo abrió un poquito más el capullo para liberar las alas y que así la mariposa pudiera salir. Pero al salir la mariposa, se dio cuenta de que las alas eran de un color lechoso y que no eran capaces de moverse. Pasadas algunas horas, la mariposa yacía en la tierra incapaz de levantar vuelo y apenas un día después murió.

Antonio estaba muy triste y le consultó a un vecino agricultor, que había vivido toda su vida en la zona y conocía los secretos de la naturaleza.

Antonio, ¿cómo has hecho eso? -le dijo el campesino. La naturaleza es sabia y la mariposa, en los últimos días dentro del capullo, necesita reforzar sus alas con una sustancia que le permitirá volar inmediatamente después de salir. Sin embargo, tú cortaste el proceso natural y las alas de la mariposa sin fuerzas, no pudieron levantar el vuelo, destinándola a morir.
Una sola frase a los papás: “Dejen que sus hijos cumplan el proceso natural de la vida”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Foto:Istockphoto.com

 

¿No tienes tiempo para nada? María Pía te dice cómo hacer lo correcto…

Posted by Radio Ritmo Romántica on Viernes, 27 de marzo de 2015

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.


 

Comentarios