Baladas y Reflexiones

La ranita y el escorpión

2016-04-01 18:04:51
La ranita y el escorpión

Hola… Posiblemente muchos de ustedes reconozcan esta historia inmediatamente. Un día, en la orilla de un río se encontraba una ranita que tenía un problema en una de sus patitas que le hacía muy difícil atravesar hasta la otra orilla, en donde vivía con su familia. La pobre ranita no sabía qué hacer, ni a quién pedirle ayuda ya que no conocía a nadie en ese lugar. La fuerza de la corriente del agua, el no poder remar con la patita herida y el no conocer a nadie que le pudiera auxiliar, hizo que al anochecer se pusiera nerviosa y angustiada. En ese momento se le acercó un escorpión y le preguntó: ¿Por qué estás nerviosa? La ranita le respondió que vivía al otro lado del río, que en la mañana lo cruzó y en el camino saltando tuvo un accidente hiriéndose una de sus patitas, lo que ahora le imposibilitaba nadar. El escorpión muy solícito le dijo que no se preocupara, que él podía ayudarle a cruzar el río. La ranita le dijo: No, tu generosidad es peligrosa. Yo sé que tienes un aguijón venenoso y en medio del río puedes matarme. El escorpión le contestó: Tu concepto sobre mí es errado. Yo nunca sería capaz de hacerte daño, además si te clavase mi aguijón yo también moriría y esa no es mi intención.

Al ver que se acercaba la noche y no tener otra opción para poder atravesar el río, la ranita aceptó hacerlo subida en el lomo del escorpión. Todo iba bien hasta que llegaron a la mitad del río, en donde el escorpión clavó su aguijón venenoso en la ranita. Ella, sabiendo que iba a morir, le preguntó: ¿Por qué lo hiciste? A lo que el escorpión respondió: Porque es mi naturaleza.

Del mundo animal nos transportamos al día de hoy, en que la Iglesia por indicación de San Juan Pablo II celebra el primer domingo después de Pascua la fiesta del SEÑOR DE LA DIVINA MISERICORDIA.

Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios y esta es nuestra naturaleza, tenemos corazones COMPASIVOS y MISERICORDIOSOS ya que estas dos cualidades definen a Nuestro Señor Jesucristo.

La naturaleza del escorpión lo llevó a matar. La naturaleza del ser humano es el Corazón Misericordioso de Dios, por lo tanto sirvan estas palabras para que descubramos y hagamos realidad lo que Dios puso en nuestras vidas.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escucha al Padre Pablo en ‘Baladas y Reflexiones’ todos los domingos a las 8 de la noche

Comentarios