Baladas y Reflexiones

La verdad...

2014-05-05 08:42:24
La verdad...

Hola… Cuando pienso en la misión que la vida me ha dado como sacerdote y como educador, no pasa ni un solo día sin que al final de la jornada me haga esta pregunta: ¿He sido capaz de crear espacios para que quienes hayan compartido conmigo este día, y hayamos aprendido la lección de ser nosotros mismos y responder sobre lo logrado solo en la medida en que esté en los planes de Dios?

Hace muchos años, alguien me contó una historia que ocurrió en una pequeña aldea de pescadores, que tiene relación con lo que acabas de leer. En este lugar, una muchacha soltera tuvo un hijo y todo el mundo le increpaba, queriendo saber quién era el padre de aquella criatura. Al comienzo, la chica no quería “soltar prenda”, es decir, no quería contarle a nadie de quién era el niño. Sin embargo, ante la presión que tenía, en un momento dado dijo: El padre de mi hijo es el maestro Zen, quien se encuentra meditando todo el día en las afueras de nuestro pueblo.

Los padres de la joven acompañados de un buen grupo de vecinos, se dirigieron al templo e interrumpieron bruscamente la meditación del maestro. Le dijeron “vela verde”, o sea, palabras que no puedo transcribir en estas líneas y además le obligaron a costear la alimentación y educación de la criatura.

El maestro Zen simplemente respondió: Muy bien, muy bien, muy bien…
Cuando todos se marcharon, se hizo cargo del niño y contrató a una mujer de la aldea para que lo cuidase, lo vistiera, lo alimentara…
A partir de ese momento, nadie en el pueblo ni en la comarca se acercaban donde el maestro para recibir consejos.

Pasado un año, la madre del niño no aguantó más y dijo la verdad: El papá de mi hijo es el joven que vive junto a mi casa.
Todo el pueblo se sintió avergonzado y acudió al monasterio para disculparse con el maestro Zen y pedirle que les devolviera al niño. Así lo hizo y todo lo que dijo fue: Muy bien, muy bien…
Qué sería de nuestras vidas si fuéramos capaces de dominar en plenitud nuestros impulsos y estar tranquilos ante el qué dirán, mientras sepamos cuál es la verdad de las cosas, sin estar esperando el criterio de los demás para actuar.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios