Baladas y Reflexiones

Lo más importante de un país es su gente

2016-10-14 15:36:42
Lo más importante de un país es su gente
(Foto:istockphoto.com)

Hola… Durante esta semana para los alumnos del colegio Nuestra Señora del Consuelo, al igual que en muchos colegios de nuestra capital, fue una semana de vacaciones pero para nosotros los profesores ha sido una semana de replanificación. En estos días, al reunirme con un grupo de ellos tuve la oportunidad de compartir algunas vivencias personales en la ciudad de Helsinki, capital de Finlandia. Este país en los últimos años, a excepción del presente, ocupó el primer puesto en procesos educativos. En 2016 Japón ocupó el primer lugar, Corea del Sur el segundo y quedando Finlandia en tercer lugar.

Hace dos semanas, cuando yo estaba allí, se celebró un Congreso Mundial de Educación al que acudieron educadores de todo el mundo. A quienes tengan responsabilidades educativas, me permito invitarles a revisar en internet resúmenes de por qué estos países marcan la diferencia en el aspecto educativo.

El guía de la ciudad de Helsinki, un catedrático de la universidad, nos habló acerca del “Boom educativo en Finlandia” de los últimos años, pero como en este año ya se cuestionaban algunas áreas, hay sectores que están comenzando a generar preocupación.

Muchos temas que no trataremos en este momento, pero según este catedrático una de las preocupaciones es: rescatar más humanidad sin perder de vista la tecnología, pero los principios y los valores son fundamentales.

No tengo al autor de esta cita, creo que es Madre Teresa de Calcuta, pero al profesorado de Nuestra Señora del Consuelo nos quedó muy claro lo siguiente: “Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Enseñarás a cantar, pero no cantarán tu canción. Enseñarás a pensar, pero no pensarán como tú. Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, sueñen, vivan, canten y piensen estará en ellos la semilla del camino enseñado y aprendido”.

Lo tecnológico cambiará, está en su esencia, sin embargo los valores y los principios que fundamentan la humanidad al igual que la trascendencia son eternos. Por ello, antes de despedirme después de haberte contado mi experiencia de esta semana y de mi estadía en Helsinki, Finlandia, te dejo esta frase “Lo más importante de un país es su gente y debemos preocuparnos por crear los espacios para que se desarrolle en plenitud. Hoy por hoy un colegio siempre será el arma más eficiente con la que cuenten los padres de familia”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios