Baladas y Reflexiones

¡Los problemas pasan, no te ahogues en ellos! (Parte 2)

2016-06-06 13:47:18
¡Los problemas pasan, no te ahogues en ellos! (Parte 2)
(Foto:Istock.com)

Hola… Hoy quiero terminar de contarte la historia que compartimos hace dos domingos, pero antes permíteme que te diga que durante este mes de junio celebramos el Sagrado Corazón de Jesús y siendo este el Año de la Misericordia, no cabe opción que no sea entronarlo en nuestros hogares.

Volviendo al tema inicial, es la historia de un rey que recibió como regalo una piedra preciosa. Pidió al mejor orfebre del reino que le haga un anillo, para poder poner la piedra en su dedo. Luego, al rey se le ocurrió colocar un papelito entre la piedra preciosa y la montura, en el que estuviera escrita una frase que pudiera leer en los momentos más duros de su vida y que le ayude a superar su crisis. Llamó a los sabios y les dio un tiempo prudencial para buscar esa frase, pero ninguno de ellos pudo resumir en una sola frase lo que el rey pedía como revulsivo en caso de atravesar por una situación difícil. Sin embargo, una sabia mujer escribió una frase en una hoja muy pequeña y el rey la guardó en su anillo, sin saber su contenido.

Pasaron los años y el rey tuvo que huir de su reino; solo y abandonado pensó que era el momento de leer la frase que llevaba en su anillo. Al desdoblar el pequeño papel, se encontró con lo siguiente: ‘ESTO TAMBIÉN PASARÁ’. Esta frase fue suficiente para recobrar el ánimo perdido, reunió a sus hombres fieles, les impregnó su fortaleza y juntos reconquistaron su reino, volviendo a ser todopoderoso como lo había sido algún día. La anciana y sabia mujer, un día se le acercó para decirle: Majestad, ahora que usted está en la cima recuerde la frase que lleva en su anillo ‘ESTO TAMBIÉN PASARÁ’.

El vaivén de la historia de cada uno, nos lleva a días soleados y a oscuras noches tenebrosas, cargadas de angustia. Pero podremos lograr el equilibrio emocional con esta frase agustiniana: GANAR SIN ORGULLO, PERDER SIN RENCOR.

Los hombres y mujeres equilibrados son lo que logran dominar sus emociones en una sociedad que nos satura de momentos fuertes, a través de los medios de comunicación o de nuestra vida cotidiana. Todo ello nos puede llevar a tomar decisiones precipitadas y no buscar espacios de reflexión, que de alguna manera puedan tranquilizar el alma y así desde la tranquilidad poder sobrepasar la angustia de los fracasos y evitar que nos endiosemos en aquellos momentos exitosos, que muchas veces nos hacen sentir superiores y con ello caer en el error de la prepotencia.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios