Baladas y Reflexiones

Maravilloso Perú II

2013-09-14 22:33:04
Maravilloso Perú II

Hola… Agradezco tu gentileza al acudir hoy a la invitación que te hice el domingo pasado. Ya sabes de qué trata el tema, pero te pido que me concedas un minuto para poder hacer un breve comentario dirigido a los nuevos lectores del día de hoy. En España, uno de los neurólogos más eminentes es el Dr. José García Cosamalón. No solo por su labor científica, sino también por su don de gente. Lleva al Perú en su alma y lo hace respetar, a cada persona que se le acerca le dibuja en el corazón un retazo de nuestro Perú. Así lo hizo con Luis Artigue, “Premio Nacional Planeta de Poesía” y a quien le acaban de otorgar el premio “Miguel Delibes de Narrativa”.

Pepe ilusionó a Lucho de tal manera, que vino al Perú. El escritor quedó tan gratamente impactado que publicó en el diario de León una crónica de su viaje.
En esta historia se refleja lo que te he dicho varias veces, que al transmitir emociones y sentimientos positivos el efecto multiplicador es inmenso.

Así describe Luis esta crónica: “Si en Lima pude comprender que las ciudades pobres carecen del mal gusto de las metrópolis occidentales acaso porque el mal gusto es algo que hay que poder permitirse; si en Cuzco supe que prefiero descubrir a conquistar; si en las islas flotantes del lago Titicaca vi como vivían los Uros y en Taquile probé el barro comestible y navegué en canoa, en el Machu Picchu estuve tan cerca del cielo que pude tocar el alma de mis antepasados, y respiré un poema, y escribí que enamorarse de ti, mi indita, ha resultado ser como una de esas ciudades esculpidas en la roca.
Se viaja hacia lo otro y hacia el otro o sino sólo se aleja uno para estar más cerca. Se lleva el viaje dentro como ropa en la maleta o sino sólo es algo más que poder enseñar a la vuelta. En fin ahora que el verano invita a viajar y a incitar a viajar, cómo olvidar Machu Picchu. Cómo olvidar esa cima en la que fui mortal, esa invitación a ampliar mi mundo… Cómo olvidarlo. Cómo leer mejor el poema de Neruda:

Entonces, en la escala de la tierra he subido
entre la atroz maraña de las selvas perdidas
hasta ti, Machu Picchu…
Madre de piedra, espuma de los cóndores.
Alto arrecife de la aurora humana.
Pala perdida en la primera arena.

Ésta fue la morada, éste es el sitio: aquí los pies del hombre descansaron de noche junto a los pies del águila, en las altas guarida”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

 


 

Comentarios