Baladas y Reflexiones

Navidad es siempre...

2016-12-30 12:47:40
Navidad es siempre...
(Foto:istockphoto.com)

Hola… Quiero enviarte a través de estas líneas, mis felicitaciones desde lo más profundo de mi corazón. Bendecidos con el amor de Dios, quiero compartir contigo la inmensa alegría de la que somos dueños.

Hemos vivido en esta noche pasada momentos inolvidable, unos de nostalgias; otros, de ternuras compartidas; en algunos casos, de tristeza por la soledad y el abandono.

A través de la historia podemos ver cómo muchos niños han llegado a ser reyes. Pero en esta historia, solo un rey se hizo niño y este es Jesús, el Rey de Reyes. Es por ello, que este día es un día de luz y lo último que se nos ocurriría es ahondar en nuestras sombras, cuando estas son opacadas con el amor de Dios. Hay un camino que debemos recorrer y este es un camino interior, aquel que nos conducirá a nuestros corazones para encontrar en él, la semilla de Dios, y con un esfuerzo que a veces por las circunstancias pareciera titánico, podamos sacar adelante los frutos que la humanidad está necesitando: la solidaridad, la paz, la concordia y la felicidad.

El mayor regalo que te puedo ofrecer, a ti mi querido amigo, es que sepas que en este instante, yo estoy rezando por ti.

Cuando su Santidad San Juan Pablo II vino por primera vez al Perú, un grupo de personas lo atendieron en la Nunciatura de Lima y antes de regresar a Roma, en el vestíbulo de la casa, ubicaron a todas las personas que habían atendido al Santo Padre. Una a una, él les regalaba un rosario. Una de ellas, amiga mía, que tenía un hermano muy enfermo, le pidió que orase en algún momento por este familiar. San Juan Pablo II la miró y le dijo: “Ahora es el momento”. Y juntos oraron por la salud de su hermano. Por eso, te digo en este momento que estamos conectados a través de estas líneas, recemos el uno por el otro, sabiendo que con ello estamos trayendo del cielo, Gracias y Bendiciones.

Llevemos en nuestros corazones el sello de la NAVIDAD: SIEMPRE

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios