Baladas y Reflexiones

Opta por ser feliz

2016-01-29 13:54:51
Opta por ser feliz

Hola… Hace algunos días leí las conclusiones a las que había llegado una mujer de 92 años, sobre aquello que merecía la pena vivir y aquellas experiencias que fueron una auténtica pérdida de tiempo.

Entre los aciertos que tuvo en su vida, puso entre los primeros lugares de sus conclusiones aquel que define con esta frase: “Entre tener razón y ser feliz, yo opté por ser feliz”.

Al leer esto me quedé pensando, en un mundo de máxima competitividad pareciera que lo único que merece la pena es estar siempre “adelante del otro” o en otras palabras, ganarle al otro sin importar el costo de nuestras relaciones interpersonales.

Qué importante es escuchar a una persona a quien la vida, según lo que nos transmite, no le ha sido fácil, sin embargo ha tenido la grandeza de reconocer sus errores y manifestar sus aciertos, para que aquellos que aún vislumbramos muy en la lejanía el tener 90 o 100 años, con la ayuda de estas experiencias podamos evitar cometer errores, porque “tren que pasó, ya no regresa por la misma estación”.

Analizando esta conclusión me doy cuenta de que ser feliz no tiene un costo, sino que depende de una actitud de vida. Depende de que cada mañana al levantarnos tengamos muy claro que por encima de las discusiones, por encima de las peleas, por encima del “yo siempre tengo la razón”, seamos lo suficientemente perspicaces para darnos cuenta de que la inmensa mayoría de las batallas a las cuales nos hemos acostumbrado, simplemente no merecen la pena.

Dos no discuten si uno no quiere y casi siempre es más elocuente un silencio acompañado de una sonrisa, que un borbotón de palabras que terminarán en el mar del olvido y no serán sino una innecesaria pérdida de tiempo.

Esta señora ha llegado a muchas otras conclusiones, pero por hoy podríamos quedarnos en ésta que me parece fundamental: “Más vale optar por ser feliz que por tener razón”. Ambas son muy válidas y tendrán sus defensores, pero yo me quedo con la primera idea.

Al final del camino, al igual que decía Santa Teresa de Jesús: “El que se salva sabe y el que no, no sabe nada”. Sin la intención de interpretar a la santa de Ávila, yo añadiría que en este mundo lo único que merece la pena es ganar la ETERNIDAD y a la ETERNIDAD solo entra el alma.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escucha ‘Baladas y Reflexiones’ con el Padre Pablo todos los domingos a las 8 p.m.

Comentarios