Baladas y Reflexiones

Para reflexionar: ¿Eres detalloso(a)?

2016-07-01 18:58:07
Para reflexionar: ¿Eres detalloso(a)?
(Foto:Istock.com)

Hola… ¿Cómo estás? Espero que te encuentres bien, te deseo que todo sea paz y felicidad. Te lo deseo de todo corazón, lo único que me duele es que esto que acabas de leer y que es verdad, sea difícil de creer, por lo mismo que hoy, en nuestro mundo, la mentira, el engaño y la falsedad son como el aire que respiramos. Aire contaminado, por supuesto.

Hemos perdido el valor de los detalles. Se nos están escapando de las manos y lo que es peor, del alma y del corazón, aquellas pequeñas cosas que son las grandes verdades del ser humano: los detalles.

Un día, un amigo me llevaba a mi casa después de celebrar una misa. Al llegar, me despedí de él en el carro, expresándole mi agradecimiento por el detalle de haber sido tan generoso dándome su tiempo. Pensé que con ello ya me había despedido. Sin embargo, él detuvo su carro en la puerta de mi casa y apagó el motor, haciendo el ademán de querer salir del auto, obviamente para despedirse de mí con un apretón de manos.

Yo le dije que no se preocupara, que valoraba mucho su gesto, pero que no era necesario darse esa molestia. Pero él me respondió:
- Mira, Pablo, tú eres mi amigo y yo te valoro. Por ello, me sentiría pésimo si te bajaras del carro y yo no te acompañara. Pensaría que te he hecho una carrera. Posiblemente me es más cómodo quedarme sentado, pero entre la comodidad y el demostrar aprecio, yo prefiero escoger el aprecio antes que la comodidad.

Eso son los detalles. El salir de la apatía que nos inunda en las cincuenta mil actitudes de la vida. ¡Cuántas cosas podríamos hacer por los demás! Solo con un pequeño esfuerzo de nuestra parte, le daríamos al mundo otra sensación. Le habríamos dado al mundo otro color.

Una carta, una postal, un beso, una llamada telefónica, un hacernos presentes – aunque solo sea por unos minutos – allí donde nos esperan, una sonrisa, un gesto de amor, de amistad… ¡en fin! UN DETALLE.

Por eso, al inicio de estas palabras, quería saber cómo estabas. Esto es un detalle, y ahora comprendes por qué para mí son importantes los detalles.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios