Baladas y Reflexiones

Por los caminos del señor...

2014-01-12 21:00:18
Por los caminos del señor...

Hola… Gracias por esperarme desde el domingo pasado. Para los amigos que no nos pudieron acompañar la semana pasada, quiero contarles que el texto que hoy transcribo completamente, ya que en el artículo anterior solamente compartí algunas líneas, es de un amigo, o mejor dicho, de una familia amiga que pertenece a mi historia personal desde que llegué, hace más de treinta y cuatro años, a la Parroquia “Nuestra Señora del Consuelo” en Monterrico.

Se trata de José María de Romaña, a quien su hijo Javier le dedica un libro titulado “Obra Reunida: Poemas y Relatos”, que son los escritos de José María de Romaña a lo largo de su vida. Para mí las casualidades no existen y después de muchos años me encontré con la hija mayor de José María, mi querida Mirella, quien en nombre de la familia me agradeció las generosas palabras que había escrito sobre su padre y por supuesto sobre ellos. Mirella me dijo: Mi papá siempre fue de “Expreso”.

Este es el texto de mi amigo: “Yo creo en la reencarnación pero a lo largo de la propia vida. En los setenta u ochenta años de existencia uno vive varias vidas, totalmente distintas y hasta contradictorias…
Todos nos reencarnamos en nosotros mismos y vivimos en la misma piel, varias existencias sucesivas.

A veces es una experiencia muy fuerte, un gran amor, un gran odio, una desilusión profunda, lo que pone fin a la existencia anterior y te mata y vuelves a nacer distinto entre ti mismo.
Yo me he reencarnado un par de veces. Y recuerdo como algo distante mis anteriores existencias, sorprendido de mí mismo vagamente, como vividas por otro. No hubo ataúdes ni cremación. Solo un cambio brusco o paulatino, como nacer de nuevo a otra vida. Inclusive se te puede modificar la apariencia física. Esta puede envejecer en una reencarnación, y, tal vez, rejuvenecer en una reencarnación posterior.

Cada persona va cargada de historias, tristezas, alegrías, esperanzas, frustraciones, miedos, amores. No es locura. Es la fuerza de la vida, que una y otra vez surge de sus cenizas transformada… He muerto y he sido juzgado varias veces. Me han absuelto. No sé. “A la tarde nos examinarán del amor” dice San Juan de la Cruz”.

A mis amigos gracias por la amistad y a ustedes gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.
 

Comentarios