Baladas y Reflexiones

Preparémonos para la llegada.

2013-11-29 21:59:57
Preparémonos para la llegada.

Hola… El día de hoy, la liturgia de la Iglesia marca el inicio de un nuevo “Año Litúrgico”. Adviento significa “prepararnos para una llegada” y en este caso, la llegada tiene nombre propio: Dios, que se hace hombre desde la experiencia natural de todo ser humano, a través de su nacimiento a este mundo. Dios no se hizo hombre ni de joven, ni de adulto, ni de anciano, nació como cada uno de nosotros para que nuestro camino de santidad comenzara desde el mismo instante de la concepción.

En esta época, al celebrar la Eucaristía de los domingos, me gusta contar anécdotas personales o de gente cercana a mí, a la luz del evangelio, que nos ayuden a preparar la Navidad desde adentro, desde el alma, desde nuestros corazones. Navidad es Jesús y Él nace primero en el corazón de su madre, por medio de la aceptación de María que conocemos como el FIAT DE MARIA: “Hágase en mí según tu palabra”, respuesta que le dio al Ángel aceptando su maternidad.

Creo que todo está bien, o al menos no lo juzgo, pero siento que muchos de nosotros hacemos de la Navidad un viaje exterior cuando en realidad ha de ser un viaje interior, de aceptación de los designios de Dios a nivel personal y comunitario, tomando como comunidad a nuestra familia: “La Navidad es Jesús, la Navidad es familia”.
Recuerdo una anécdota que viví hace varios años en la temporada de circos. Desde niño me ha gustado mucho ir al circo, por ello hace unos años decidí asistir a uno que se presentaba en Lima. Había un niño de unos siete u ocho años sentado a mi lado, acompañado de su papá. Delante de nosotros se sentaron unas personas bastante altas que le impedían observar el espectáculo y él trataba de acomodarse de un lado a otro para poder ver mejor. En un momento dado su papá le dijo: Antonio, mira, hay unos asientos desocupados en primera fila. ¿Por qué no te sientas en uno de ellos? Así nadie interferirá con lo que estás viendo. El niño se quedó mirándole y le respondió: Papi, no importa, prefiero estar contigo.

La Navidad es familia y es tratar en lo posible de estar juntos. En un mundo como el nuestro donde nos gusta estar en todos los sitios a la vez y posiblemente no estar en ninguno, qué bonito sería si para esta Navidad te propones repotenciar el valor de tu familia a tal punto que no exista ninguna circunstancia que te impida vivir en plenitud la noche del 24 y el día 25 de diciembre.
Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Foto:2.bp.blogspot.com

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios