Baladas y Reflexiones

¿Qué es ser transparente?

2015-01-12 09:59:59
¿Qué es ser transparente?

Hola… Ayer al medio día vino a mi oficina nuestro amigo, el “Filósofo de la Encalada”. Me pidió un vaso con agua, una silla, un papel en blanco y un lapicero. Me dijo: Yo sigo siendo de aquellos que para escribir necesitan lo que hemos usado toda la vida: un lápiz y un papel en blanco. Comenzó a escribir en silencio y me solicitó que lo publicase en nuestra columna dominical. Lo transcribo al pie de la letra:

“A veces, me pregunto por qué es tan difícil ser transparente… Creemos que ser transparente es simplemente ser sinceros y no engañar a los otros, pero ser transparente es mucho más que eso. Es tener el coraje de exponerse, de ser frágil, de llorar, de decir lo que uno siente. Ser transparente es desnudar el alma, dejar caer las “caretas”, desarmarse… Destruir los inmensos gruesos muros que tanto insistimos en levantar a nuestro alrededor.

Ser transparente es permitir que toda nuestra dulzura aflore, desabroche, transborde… Sin embargo, la mayor parte de nosotros no nos decidimos a correr ese riesgo. Preferimos la dureza de la razón a la belleza que representa toda la fragilidad humana. Preferimos el nudo en la garganta a las lágrimas que brotan de lo más profundo de nuestro ser. Preferimos perdernos en una búsqueda insana con respuesta inmediata a simplemente admitir que no sabemos, que tenemos miedo.
Por más doloroso que sea tener que construir una “máscara” que nos distancia cada vez más de quien realmente somos. Mantener una imagen que nos dé la sensación de protección hace que nos vayamos ahogando más y más en falsas palabras, en falsas actitudes, en falsos sentimientos. Y no es porque seamos mentirosos, sino porque ya no sabemos dónde está nuestra dulzura, nuestro amor más intenso y descontaminado.

Con el pasar de los años, un vacío frío y oscuro nos hace percibir que ya no sabemos dar ni pedir lo más precioso que tenemos para compartir con los hermanos: la dulzura, la compasión, la comprensión, la misericordia. Llega a nosotros el silencio que nos lleva a la nostalgia de nosotros mismos, porque infelizmente hemos aprendido que es mejor tomar represalia, atacar, agredir, acusar, criticar y juzgar que simplemente decir: Tú me estás hiriendo, ¿puedes parar favor?”.

Le pregunté si era suyo y me respondió: No, es de todos, por eso quiero que lo compartas. Necesitamos acercarnos más a nuestra humanidad que es la imagen y la semejanza de Dios que a aquello que nos hace impenetrables.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.
 

Comentarios