Baladas y Reflexiones

Reflexión: ¡No dejes pasar la oportunidad de hacer grande a nuestro país!

2016-07-22 19:46:52
Reflexión: ¡No dejes pasar la oportunidad de hacer grande a nuestro país!
(Foto:Istock.com)

¡Hola!… En esta semana de Fiestas Patrias quisiera descubrir a través de una historia, al igual que la semana pasada, la gran oportunidad que la vida nos da a cada uno de nosotros para hacer grande al Perú.

Händel creó su obra maestra ‘El Mesías’ en los momentos más críticos de su vida. Al igual que él, muchos de nosotros podríamos ser más creativos en los momentos críticos y en la medida de lo posible más productivos en tiempos de bonanza.

La historia de hoy nos lleva a la ciudad de Johannesburgo, en Sudáfrica, donde un joven llamado Ted se instaló desde muy joven. Procedente de una pequeña ciudad de Londres, buscó una fortuna que desgraciadamente nunca le sonrió. Siendo anciano, recibió una encomienda de Inglaterra por la cual debía pagar tres dólares y veinte centavos. Como se negó a pagarlos, el cartero regresó el paquete al depósito de correos. Después de un tiempo, conforme a la ley en la ciudad, pusieron en subasta los objetos que no habían sido recibidos por los destinatarios. Una persona adquirió la encomienda de Ted y, al abrirla, descubrió, con sorpresa, que eran joyas valoradas en cien mil dólares. Dentro del paquete, su hermana explicaba en una carta que eran las joyas que le correspondían como parte de la herencia de su madre.

El buen hombre, se dirigió a la casa de Ted llevando las joyas valoradas en cien mil dólares. Al llegar a la dirección, un vecino le informó que Ted había fallecido en la indigencia unos días antes. La policía encontró quince dólares en su bolsillo, con los que pudo haber pagado la encomienda que le iba a reportar cien mil dólares.

En estas Fiestas Patrias y honrando al Perú, quisiera dejarles esta reflexión: Muchas veces dejamos pasar la oportunidad de hacer grande a nuestro país y de valorar su riqueza, sin ser necesariamente la material. Desde nuestra creatividad, tenemos los medios para dejar a las futuras generaciones un país brillante, que, siendo fruto del esfuerzo, sabrán valorarlo, así como nosotros valoramos el esfuerzo de nuestros antepasados.

Bendecidos por el Señor, sentiremos la alegría de ser un país que está en el Corazón de Jesús.

Y siempre recordando a mi mami: “LO QUE SEMBRASTE EN ESTA TIERRA, BENDÍCELO DESDE EL CIELO”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Comentarios