Baladas y Reflexiones

Semana Santa

2014-04-11 16:49:52
Semana Santa

Hola… Viviremos durante la presente semana los más significativos momentos de nuestra historia de Salvación. El Jueves Santo: Institución del Sacramento de la Eucaristía, Viernes Santo: Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, Domingo de Pascua: Culminación de nuestra historia salvífica llevados de la mano por la Resurrección de Jesucristo. Por ello nuestro encuentro del próximo domingo será de sumo gozo y alegría. Cristo ha resucitado ¡Aleluya! … ¡Aleluya!…

Si de algo te sirven mis palabras, quisiera que juntos reflexionáramos sobre esta frase que de niño escuché a un anciano sacerdote en el Seminario Agustiniano, donde yo cursaba mis primeros estudios sacerdotales hace ya casi 50 años:

“Muchos de nosotros, vivimos en nuestras vidas arrastrando una inmensa carga de nostalgias y remordimientos por los días que pasaron y miedo por los días que nos restan por vivir. Qué grande es sentir a Cristo resucitado para sentir la presencia real de él, cada día y en todos los días de nuestra vida. Mi pasado se lo confío a su Misericordia y mi futuro se lo confío a su Providencia. Y solo así, podré vivir plenamente el presente sin la carga de remordimientos y temores que no me dejan ser feliz”.

Alguien me contó la siguiente historia, si no te doy el nombre es porque lo desconozco, se trata de un hombre que viajó de la ciudad a un pequeño pueblo: “Al llegar, comenzó a averiguar quién era la persona más feliz del lugar. Todos coincidieron y le dijeron: El más feliz del pueblo es don Manuel. Me gustaría conocerlo -dijo el visitante. Mire, ahí está, de las tres personas que están al fondo, el que tiene sombrero es don Manuel. El visitante se acercó al grupo y le preguntó: Don Manuel ¿Es usted feliz? Él le contestó: Claro que sí. ¿Cuántas horas le dedica usted a Dios? Y don Manuel le respondió: Todo el día. Y si le dedica todo el día a Dios ¿Cuándo trabaja? Pues también todo el día. Según esto ¿Cuándo descansa usted? Don Manuel sonriendo le dijo: Todo el día”.
Don Manuel vivía el presente, su pasado se lo confiaba a la Misericordia de Dios y los temores del futuro se los confiaba a la Providencia de Dios. Para nuestro amigo don Manuel, todo era presente, todo era plenitud, todo era presencia de Cristo Resucitado.

Cuando un niño ríe, sólo ríe; Cuando un niño llora, sólo llora; cuando un niño come, sólo come. Un niño sólo hace una cosa a la vez, pero lo hace en plenitud.

Quiero que sepas, que durante esta semana, desde hoy Domingo de Ramos hasta el próximo domingo de Pascua de Resurrección, en todas las celebraciones tendré presentes a todos y cada uno de ustedes en mis oraciones. De igual manera, en esta semana espero también vuestras oraciones en todos los actos religiosos en que participes.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

 

Comentarios