Baladas y Reflexiones

Una palabra mágica... Mamá

2017-05-19 17:41:57
Una palabra mágica... Mamá
Una palabra mágica... Mamá

Hola… No cabe duda de que podemos encontrar en plenitud la imagen y semejanza del corazón de Dios en cada una de nuestras madres. Y les puedo asegurar que al afirmarlo, no estoy sobredimensionando el verdadero significado del amor de madre.

Como lo mío no es ni la poesía ni la exuberante narrativa que haga llegar hasta las lágrimas a quien me lea, puedo acercarles a las cosas que me suceden a través de anécdotas, para convertirlas en experiencias y tomar esas experiencias como ejemplo.

La semana pasada les conté que acababa de regresar con mi hermana y mi cuñado de nuestro viaje, desde la ciudad del Cusco hacia Lima. Nos encontrábamos en la tercera fila del avión y en la cuarta viajaba una joven pareja con su hijo, que no llegaba al año de edad. Durante el vuelo de apenas una hora, y digo apenas comparándolo con las más de doce que hago a España, pude disfrutar de aquello que mi hermana y yo vivimos en mi hogar: el cariño, la ternura, la dedicación y algo fundamental en la relación de padres e hijos, el juego. ¡Cuánto cariño derrochado pude percibir en esta joven pareja! Esta experiencia me lleva a pensar en la necesidad de recordar aquellos momentos vividos. Muchas veces el duro camino de la vida nos hace olvidar que algún día fuimos amados desde lo más profundo del corazón de quienes fueron portadores de nuestra vida: nuestras Madres. Probablemente el tren de la vida en el que estás haciendo tu viaje te lleve por quebradas oscuras y tormentosos espacios que te provoquen angustia y miedo, haciéndote pensar que nunca fuiste feliz. Sin embargo, hace unos días siendo el Día de la Madre, al leer estas líneas podrás rescatar del cofre de tu corazón aquellos momentos de ternura, que seguramente han sucedido hace muchos años y puede que ya no los recuerdes, pero que están guardados ahí, en tu corazón.

Es posible que el niño de aquel vuelo, dentro de dieciocho años se haya olvidado de lo que vi durante esa hora de trayecto, que seguramente se ha repetido en muchos momentos, porque algún viento huracanado llamado adolescencia lo intentó borrar de su mente y lo pudo lograr, pero estoy seguro de que jamás podrá borrarlo de su corazón.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en ‘Baladas y Reflexiones’

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

Comentarios