Entre la Arena y la Luna

La paciencia todo lo alcanza

2014-11-19 17:05:42
 La paciencia todo lo alcanza


Precisamente la historia siguiente tuvo lugar en un cubo de leche.

Dos ranas encontraron un cubo lleno de leche y, guiadas por la curiosidad, se acercaron tanto al borde que acabaron cayendo dentro. Desesperadas, intentaron salir para no morir ahogadas, pero siempre terminaban resbalándose. Una de ellas dijo entonces a la otra, después de varios intentos fallidos:

— ¡Vamos, nada deprisa, y no dejes de mover las patas, o te hundirás!

ENCUENTRA LOS MEJORES CONSEJOS PARA PAREJAS DE BLANCA RAMÍREZ AQUÍ 

Durante un tiempo nadaron con fuerza, hasta que la otra rana, cansada del esfuerzo, empezó a dar muestras de debilidad, quejándose y lamentándose. Su compañera, sin embargo, seguía animándola para que no dejara de nadar. Al cabo de un tiempo más, la rana con menos voluntad volvió a quejarse:

—No puedo más. Estoy muy cansada. No resisto tanto esfuerzo. Creo que me voy a hundir.

A pesar de las palabras de ánimo de su compañera, la rana más débil dejó de mover sus patas, y se hundió, ahogándose. La otra, al ver que se había quedado sola, continuó en su esfuerzo, a pesar del cansancio que sentía.

Transcurrió así algún tiempo más, y la rana estaba a punto de desfallecer cuando se dio cuenta de que la leche empezaba a espesarse: batida por el movimiento de sus patas, se había convertido en nata.

Al darse cuenta de esto, la rana pudo, al fin, terminar su esfuerzo denodado, sin peligro de morir ahogada.

Y algo más: atraídas por la nata, acudieron muchas moscas, con las cuales la rana se dio un auténtico festín.

Fuente: laureanobenitez.com
Foto:gettyimages.com


 

Entre la Arena y la Luna con Blanca Ramírez.
Las mejores historias y consejos de amor para parejas.
De lunes a sábado de 8 p.m. a 1 a.m.

Comentarios