Madre, Amiga, Mujer

El hijo rebelde

2015-10-20 00:00:00
El hijo rebelde

Una Mujer de 55 años visitaba a su hijo de 23 en la cárcel. Él estaba ahí por homicidio había atropellado a un niño por ir a toda velocidad y lo mató.

Entro al penal completamente destrozado de los huesos y en silla de ruedas ya que, el Padre de la criatura lo golpeo fuertemente.

El hijo le decía a la Madre: “Sabes Mamá, yo no soy un asesino premeditado solo que ya concluí que estoy aquí porque aprendí y me acostumbre a romper reglas y a no cumplirlas jamás sin ningún límite”.

“Ay hijo, es que de chiquito eras tan difícil, cada vez que yo te daba una orden, me desafiabas y hacías unos berrinches que yo no soportaba y te dejaba hacer y deshacer con tal de evitarme conflictos y para que tu papa no me dijera: calla a ese niño. Desde que tenías 3 o 4 años, cuando yo te decía: come para que crezcas sano y fuerte, me decías: no me importa. Luego ya más grande te decía arregla tu cuarto y me decías no voy a hacer nada, si quieres hazlo tú. Hasta que el hijo interrumpió a la madre gritándole…“¡Basta mamá! solo dime cómo fue que siendo adulta obedeciste a un niño tan malcriado y sin autoridad. Hoy a mis 23 años estoy destrozado infeliz y sin futuro porque no me supieron corregir porque nunca supieron llegar a mí, porque solo escuche gritos y nunca supe respetar reglas y estas son las consecuencias”.

Por eso recuerda: es mejor que lloren los hijos porque los corregimos porque les inculcamos valores y no porque están envueltos en un terrible problema que con disciplina pudimos evitar.

[Foto:istockphoto.com]

Comentarios