Madre, Amiga, Mujer

El paquete de galletas

2015-10-16 09:10:00
El paquete de galletas

Una noche estaba una mujer en un aeropuerto esperando varias horas antes de que partiera su vuelo y mientras esperaba compró un libro y un paquete de galletas para pasar el tiempo. Buscó asiento y se sentó a esperar. Estaba muy concentrada leyendo su libro, cuando de repente notó que el joven que se había sentado a su lado estiraba la mano, y con mucha frescura agarraba despreocupadamente del paquete de galletas que estaba entre ellos y comenzaba a comerlas, una a una. No queriendo hacer una escena ella trató de ignorarlo.

Un poco molesta la señora comía las galletas y miraba el reloj, mientras que el joven ladrón de galletas, también se las estaba acabando.

La señora se empezó a irritar más y pensaba para sí misma: “Si no fuese yo tan buena y educada, ya le hubiera dado un golpe a este atrevido”. Cuando quedaba una galleta, con suavidad y con una sonrisa nerviosa, el joven alargó la mano, , la partió en dos y le ofreció la mitad a la señora mientras se comía él la otra mitad.

Ella tomó media galleta bruscamente de su mano y pensaba: “¡Qué hombre más insolente! ¡Qué mal educado! ¡Ni siquiera me dio las gracias! Nunca antes había conocido a alguien tan fresco…”

Suspiró con ansias cuando su vuelo fue anunciado. Y después de haber abordado el avión y de estar sentada confortablemente, buscó otra vez su libro y al buscar dentro de su cartera se quedó sorprendida cuando encontró el paquete de galletas casi intacto. “Mis galletas están aquí”, las otras eran suyas, y trató de compartirlas conmigo.“Demasiado tarde para pedirle disculpas al joven.

¿Cuántas veces la desconfianza instigada en nosotros hace que juzguemos injustamente a otras personas con ideas preconcebidas, muchas veces alejadas de la realidad. Por eso pensemos muy bien antes de juzgar a otros. Demos siempre el beneficio de la duda antes de pensar mal de los demás.

Foto:istockphoto.com

Comentarios