Baladas y Reflexiones

14 de febrero

2014-02-21 22:50:00
compartir
Foto 1 DE 1
14 de febrero

Hola… hace dos o tres días recibí el reporte de lo sucedido en el Vaticano el pasado 14 de febrero. En él me cuentan que ese día amaneció con un sol radiante, que iluminó la Plaza de San Pedro de manera muy especial.

Desde muy temprano comenzaron a llegar parejas de enamorados, novios y casados de diferentes países del mundo. La fiesta de San Valentín comenzó con música, bailes y testimonios. Una de las parejas contó que cuando eran novios, ella le dijo que su mayor ilusión era que él le regalase un diamante. La economía de ambos era muy precaria, por eso, cada vez que ella le hacía el comentario, él se hacía el disimulado o no le respondía y simplemente sonreía ante el pedido de su novia. El día de su matrimonio, cuando el sacerdote le preguntó ante el altar si la quería por esposa, él respondió “sí”, a lo que la novia acotó: “Este es el diamante que yo quería que me regalases, tu sí ante Dios”.

Una pareja de periodistas norteamericanos contaron que se habían conocido, hace algunos años atrás, junto al pesebre que hay en la Plaza San Pedro y que a partir de allí, su noviazgo creció hasta convertirse en matrimonio.

Como el espacio es corto, pasaremos de frente al ingreso de su Santidad el Papa Francisco en un jeep blanco para hablar a la multitud allí reunida y a las miles de personas que lo escuchábamos desde diversas partes del mundo.

En su mensaje, nos transmitió lo siguiente: Cuando surge el amor es primordial el respeto mutuo, no podemos entrar en el otro avasallándole, anulándolo y menos aún sustrayéndole su personalidad, hasta el punto de dejarlo como una cáscara vacía cuyo interior ha sido suprimido por el otro. Es necesario pedir permiso para que nos deje ingresar en su vida y solo en la medida en que vaya abriendo su alma y su corazón, podremos ir ingresando con gratitud. En ese proceso de maduración habrá errores, por lo que nunca debe de faltar esa palabra de disculpa “me equivoqué” o en su momento “dame una nueva oportunidad”. Por supuesto, es indispensable el saber agradecer en cada momento toda esa historia de amor que ambos están construyendo.

El Papa Francisco dijo muchas palabras hermosas que por el reducido espacio no puedo contarte ahora, por eso me permito invitarte a seguir compartiéndolas en otra oportunidad.
Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!
 

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios

949100636

949100636

Escúchanos en vivo