Baladas y Reflexiones

Ángel de la guarda

2017-10-13 16:10:06
compartir
Foto 1 DE 1
Ángel de la guarda
Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en 'Baladas y Reflexiones' (Foto:istockphoto.com)

Hola… El lunes de esta semana que termina, celebrábamos la Liturgia de los Ángeles Custodios. Con ello la Iglesia nos recuerda que cada uno de nosotros estamos bajo la protección del Ángel de la Guarda. Más allá de disquisiciones teológicas, a modo de conversatorio entre amigos, te contaré que una de mis oraciones preferidas junto al Padre Nuestro y al Ave María, es la oración del Ángel de la Guarda; que recuerdo haberla rezado, desde que tengo uso de razón, junto con mi abuela Herminia, madre de mi mamá, todas las noches de mis largos 60 años de vida. 

Alguna vez me viene a la memoria que cuando era niño, ya cansado por todo el trajín del día, llegada la noche me acostaba, mi madre y mi abuela me decían: Pablito no te duermas que tenemos que rezar y esto ha sido así por toda mi vida. Aún hoy escucho la voz de ellas. 

Por si nos falta el espacio al final desde ya te la voy a recitar: “ÁNGEL DE LA GUARDA/DULCE COMPAÑÍA/NO ME DESAMPARES/NI DE NOCHE NI DE DÍA/ NO ME DEJES SOLO QUE ME PERDERÍA. CUATRO ESQUINITAS/TIENE MI CAMA/ CUATRO ANGELITOS/ QUE ME ACOMPAÑAN/DOS A LOS PIES/DOS A LA CABECERA/LA VIRGEN MARÍA/ MI FIEL COMPAÑERA. 

Al salir de la escuela de mi pueblo recuerdo que mi madre siempre me tenía preparado un trozo de pan untado con mantequilla, de la que ella hacía en la casa, ya que teníamos vacas de producción de leche y en la noche por las bajas temperaturas la leche sin llegar a congelarse quedaba en forma de natillas que mi madre “untaba” en el pan y siempre el recordado vaso de leche con cola cao, lo que allí en España se llama la “merienda”. Aún estaba comiendo y ya mis amigos tocaban a la puerta para que me apurase porque íbamos a jugar. 

Mamá ya vengo decía, mis amigos y yo nos íbamos al campo, nos subíamos a los árboles, veíamos los nidos con los pajaritos recién nacidos, íbamos hasta el rio y si hacía calor en el río nos bañábamos, aparte de coger los pececitos… toda una vida que para un niño significaba descubrir un mundo maravilloso y ahora pasado los años pienso que quien verdaderamente nos protegió fue el Ángel de la Guarda. Nos caíamos de los árboles, nos golpeamos en el suelo y hechas las miles travesuras siempre salíamos airosos. NUNCA NOS FALLÓ EL ÁNGEL DE LA GUARDA.

“Dios creó el mundo y se lo alquiló a los valientes…”

Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana.  ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en 'Baladas y Reflexiones'

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

Comentarios