Baladas y Reflexiones

El complejo de mono

2017-10-31 09:33:03
compartir
Foto 1 DE 1
El complejo de mono
El complejo de mono (Foto:istockphoto.com)

Hola… En un bosque había un árbol a la vera del río en el que se encontraba un simpático mono con una inmensa sonrisa de felicidad, denotando que algo bueno acababa de hacer. Pasó una cebra y al ver al monito en la rama lo saludó y le preguntó a qué se debía su cara de alegría. Él le contestó que se sentía satisfecho porque había hecho una buena obra. 

Mientras conversaban, la cebra observó que el mono sostenía en su mano una pequeña trucha. Intrigada le preguntó por qué tenía esa trucha en su mano. A lo que el monito respondió: Mi querida amiga, es que estaba paseando por la orilla del río y vi en el fondo a esta trucha que se estaba ahogando, así que la salvé. Por eso la tengo en mi mano, gracias a mí ella no se ahogó. La cebra le contestó: Valoro tu generosidad y tu bondad de corazón, pero ¿te das cuenta que lo que acabas de hacer sin intención, va a significar la muerte de la trucha?

Por supuesto que esta historia tiene elementos poco lógicos, pero es cierto que en la vida real puede suceder y sucede que en aras del amor, la bondad, la solidaridad… se nos nubla la vista y hacemos cosas con la intención de ayudar a una persona, sin darnos cuenta que le estamos haciendo un gran daño.

La vida es un regalo de Dios que hemos recibido todos, sin embargo el éxito o el fracaso dependen de nuestra lucha personal de cada día, siendo capaces de lograr una vida feliz que ha de ser la plenitud de todo ser humano.  Este logro en un elevadísimo porcentaje de cada uno de nosotros y he podido observar en varios casos de la vida de los seres humanos, cómo el amor de madre, de padre o de ambos ha cortado de raíz toda posibilidad de que su hijo sea un triunfador y sin quererlo han “cavado la tumba” que impidió que su hijo logre la plenitud en su vida.

Me temo que hay mucho complejo de “monito” en nuestra sociedad.  “Dios creó el mundo y se lo alquiló a los que no tienen complejo monito…”

Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo todos los domingos a las 8 de la noche en 'Baladas y Reflexiones'

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

 

Comentarios