Baladas y Reflexiones

Gracias por llegar hasta aquí.

2014-05-23 17:28:06
compartir
Foto 1 DE 1
Gracias por llegar hasta aquí.

Hola… hace unos días ingresé a una librería y me sorprendió agradablemente que en una estantería hubiese un libro hacia el cual se dirigió mi mirada. Su portada tiene un bello camino, y a su lado corre un riachuelo bordeado por una exuberante vegetación y frondosos árboles. El título del libro es: “Gracias por llegar hasta aquí”.

Posiblemente te resultará familiar esta frase, porque quienes me habéis acompañado durante los últimos veinticinco años, saben que cuando finalizamos nuestro encuentro, nace de mi corazón hacia ustedes un sincero “Gracias por llegar hasta aquí”.

Al observar este libro rodeado de cientos de libros, pensé cómo nació esta historia de poder cada domingo comunicarme con ustedes, al tiempo de recibir sus respuestas, las cuales seguirán siendo un especial motivo para continuar.

Hace unos días gracias a la distribuidora Urano, presenté este libro, el cual recoge algunos de los momentos vividos durante los últimos veinticinco años de mi vida, en este nuestro diario Expreso.
No podría yo continuar esta conversación, sin antes rendir a los responsables de este diario mi infinita gratitud por su generosidad y comprensión. No menciono aquí sus nombres, pero quiero que sepan que los llevo en mi corazón.

Cuando en la librería vi este título, pensé en una experiencia vivida hace años. Estando yo de compras en un centro comercial, se me acercó un anciano quien al reconocerme me indicó que quería enseñarme algo que él llevaba en su billetera. Y así abriendo su billetera, extrajo un papel que lo fue desenvolviendo y me lo entregó diciéndome: -¿Padre Pablo reconoce esta hoja? Yo comencé a leer el contenido e inmediatamente me di cuenta que era una hoja del diario Expreso, en donde yo escribí unas palabras de ánimo y esperanza, hacia una persona que había perdido a un ser querido.
Le dije: -Por supuesto, hace años escribí este texto para ayudar a una persona que estaba sufriendo. El anciano me miró y me dijo: -Padre hace más de dos años yo perdí a mi esposa, juntos vivimos más de cincuenta años, cuando ella partió se llevó de mí todas las ganas de vivir, yo quería partir con ella. Viviendo mis penas y angustias, un día abrí el periódico Expreso y leí estas palabras suyas. Con ellas, he estado estos dos últimos años encontrando una esperanza y he convertido la angustia de la muerte en el deseo del reencuentro con quien además siento que me está acompañando cada día; le doy las gracias. Al contrario, le dije yo, momentos como este me hacen pensar que cada día me acerco más a mis lectores y no soy yo, sino que es el Espíritu del señor quien dicta cada palabra porque Él conoce la necesidad de quien lo va a leer.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios