Baladas y Reflexiones

Un mensaje imborrable

2014-07-18 16:33:42
compartir
Foto 1 DE 1
Un mensaje imborrable

Hola… Esta semana, al igual que durante todo el año escolar, desarrollamos con los alumnos del colegio Nuestra Señora del Consuelo una actividad que denominamos: Actividad Religiosa. Cada día, desde las primeras horas de la mañana, un salón de treinta alumnos se reúne para realizar trabajos a través de dinámicas, logrando interiorizar los valores del Evangelio. Antes de celebrarles la Santa Misa, suelo conversarles sobre las experiencias que me han sucedido en esos días.

En esta oportunidad, participaron los alumnos de la promoción 2014, y esta fue la historia que les conté: “Hace más de cinco años, tuve la oportunidad de celebrar la Misa en la que contrajeron matrimonio dos jóvenes amigos míos. Los conozco de Punta Hermosa desde que ambos eran niños, él se llama Jonathan y ella Sandra. Para ellos, la vida es una bella aventura no exenta de riesgos, ya que Jonathan pertenece a un equipo mundial que participa en los eventos donde surfean las olas más grandes de algún lugar del mundo. Jonathan va con su tabla y Sandra con su cámara fotográfica, ambos nos deleitan con imágenes espectaculares que Sandra capta de Jonathan pasando por el “tubo” de las olas más grandes del mundo.

Sandra acaba de dar a luz un bellísimo niño al que han llamado Eduardo. A las horas de nacer, su padrino le regaló una tabla pequeña como él, pero además, lo primero que verán los ojos del niño en este mundo es una tabla para surfear.

Llegué a la clínica y al subir a la habitación que quedaba en el tercer piso, me recibió Jonathan quien al abrir la puerta, me enseñó su anillo y me dijo: Padre Pablo, se acuerda lo que usted me dijo el día de mi matrimonio. Yo le contesté: Pues claro (comprenderán que esta expresión te puede llevar a: pues claro que sí o pues claro que no).

A continuación me dijo: En mi matrimonio usted insistió en que cuando estuviese corriendo una ola peligrosísima, que son todas, nunca me olvidase de mirar el anillo porque desde él siempre estaría mirándome Sandra”.

La historia tiene algunos matices que en algún momento seguiré contando, como lo que le sucedió el único día en su vida que corrió sin el anillo de matrimonio.

Terminé la actividad religiosa con los alumnos del colegio con la siguiente reflexión: Jóvenes de quinto de secundaria, Promoción 2014, cuando escuchamos algo que encaja con nuestras vidas, se vuelve imborrable. Por eso, deben estar muy atentos en su vida a lo que ésta les enseñe para que lo graben de tal manera que nunca lo olviden.
Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.

Comentarios