Baladas y Reflexiones

Un paseo por Wadowice.

2014-02-02 22:44:16
compartir
Foto 1 DE 1
Un paseo por Wadowice.

Hola… A mediados de octubre del año pasado estuve con un grupo de personas recorriendo la tierra del Papa Juan Pablo II. Visitamos Varsovia, Cracovia y Wadowice que fueron lugares muy significativos en la vida del próximamente canonizado Juan Pablo II. Sin embargo, hoy quiero hablarte de la experiencia vivida en uno de los lugares más terroríficos del planeta. Comenzó a conocerse a partir de la Segunda Guerra Mundial y hoy ha quedado como monumento para reflexionar sobre hasta dónde puede llegar el odio de un ser humano contra otro ser humano.

Este lugar queda cerca de Wadowice, donde nació Juan Pablo II, y es un espacio de dolor, de tragedia y sobre todo de reflexión, para que nunca más vuelvan a suceder atrocidades como las que se cometieron en este lugar. Me estoy refiriendo al campo de concentración de Auschwitz.

Allí fueron ejecutadas millones de personas de toda raza y condición, por el simple hecho de ser humanos que pensaban diferente a quien ostentaba el poder en ese momento.
Recorriendo los lúgubres y tenebrosos pasillos, celdas, cámaras de gas… yo me preguntaba quién manejaba esta “MÁQUINA DE MUERTE”. Las cámaras de gas habían sido construidas por ingenieros especialistas. Las inyecciones letales las ponían médicos o enfermeras tituladas. Los niños recién nacidos eran asfixiados por asistentes sanitarios. Mujeres y niños habían sido fusilados por doctores y licenciados.

Hoy quería recordar este luctuoso momento que viví en octubre del año pasado para hacer un planteamiento sobre qué consideramos que merece la pena enseñar a nuestros niños. Estamos en un mes en el que varias familias ya matricularon a sus hijos en el colegio en donde estudiaron el año pasado o están evaluando según sus principios y valores como familia qué centro educativo consideran que les pueda ayudar en la formación integral de sus hijos.

Trabajo en un colegio, no recientemente sino que lo llevo haciendo desde los últimos 34 años de mi vida, y sin dictar cátedra me atrevo a pensar que muchos de nuestros proyectos educativos no lleven a
nuestros niños y jóvenes a encontrar lo esencial de la vida: el arte de ser felices, la asignatura de amarse y respetarse los unos a los otros, la carrera de asumir el dolor y no tenerle miedo a la muerte, la milagrosa ciencia de conseguir una vida llena de vida.

Espérame el próximo domingo. ¡Que Dios nos bendiga!

Escúchalo en Baladas y Reflexiones
con el Padre Pablo

Todos los domingos de 9 p.m. a 1 a.m.
 

Comentarios

949100636

949100636

Escúchanos en vivo