Madre, Amiga, Mujer

Comerse la placenta después del parto, ¿tiene beneficios?

2018-04-12 07:26:08
compartir
Foto 1 DE 1
Comerse la placenta después del parto, ¿tiene beneficios?
¿Comerías tu placenta? Conoce más sobre esta nueva práctica. (Foto:istockphoto.com)

Cada vez son más las mujeres que se animan a ingerir su propia placenta después del parto. ¿Cuáles son sus beneficios?

La tendencia de comerse su propia placenta después del parto se ha popularizado entre las mujeres. Cada vez son más madres que optan por esta práctica para poder gozar de los beneficios que esta ofrece. Aunque te parezca repugnante y extraño, este hecho puede tener resultados favorables que ayuden al desarrollo de tu bebé.

Evita hemorragias
Uno de los beneficios más conocidos de ingerir la placenta es que ayuda a prevenir que pueda sufrir una hemorragia tras el mismo. En algunos casos, es muy habitual que la mamá pierda mucha sangre, por lo que esto ayudará a que se eviten problemas a futuro.

Favorece la lactancia
Se considera que consumir la placenta luego de haber dado a luz mejora notablemente la producción de leche, ya que incluye la hormona lactógeno placentario humano (HPL). De esta forma, garantizas que tu bebé pueda disfrutar de una alimentación realmente sana y completa.

Impulsa la recuperación 
Esta técnica reduce los habituales dolores que las mujeres sienten después del alumbramiento. Además, fortalece sus defensas aumentando los niveles de hierro en el cuerpo. Por otro lado, la placenta también ayuda a que la elasticidad de la piel mejore.
Y tú, ¿te animas a ingerir tu propia placenta?
 

Escucha los mejores tips de María Pía de lunes a sábado de 6 a 9 a.m. en 'Madre, Amiga, Mujer'.

Escucha las mejores baladas, las 24 horas AQUÍ

Comentarios